domingo 27/9/20

El bingo online y el juego en internet durante la pandemia

El bingo online y el juego en internet durante la pandemia
El bingo online y el juego en internet durante la pandemia

La crisis sanitaria y económica que atraviesa el mundo ha tenido consecuencias en todas las prácticas de la vida. Pocos espacios permanecen tal como estaban antes del brote de Covid. En la mayoría de los casos, los efectos no son tan evidentes como se podría pensar. 

Tal es el caso del juego online, en particular del bingo. Lo esperable hubiera sido una migración masiva de jugadores al plano virtual, ya que durante el confinamiento no había posibilidades de apostar en lugares físicos. Sin embargo, los números de este sector muestran resultados más complejos que un simple crecimiento o caída. 

Contexto del bingo online previo a la pandemia

Las apuestas por Internet son un fenómeno que ha estado en plena expansión durante décadas, y responde al inexorable proceso de la digitalización de la experiencia humana. El bingo es una actividad que se popularizó mucho en las plataformas de juego. Tanto es así, que sus servidores se han diversificado y actualmente hay una amplia variedad de opciones de bingo online, que pueden explorarse en www.casinos-online.es/bingo

La masividad del público ha agilizado la implementación de sistemas de pagos como tarjetas prepagas, criptomonedas y carteras virtuales, lo cual convierte a los bingos online en un espacio de permanente innovación tanto tecnológica como financiera. El crecimiento de las plataformas de juego online se mide sobre todo sobre la base del número de nuevos usuarios; es a través del permanente flujo de miembros que esta industria crece.

Vaivenes durante el confinamiento    

Así pues, todo parecía servido para que los bingos online, y todo el sector del juego virtual en general, se beneficiarán del enclaustramiento obligatorio. En efecto, durante el primer tiempo de la pandemia se vio un aumento en el número de jugadores incorporados. Sin embargo, paulatinamente los índices comenzaron a achicarse y los bingos online empezaron a verse comprometidos. 

Esto se debió a la recesión general y a la caída del poder adquisitivo de la población. Por otro lado, también fue producto de la desaparición de las apuestas deportivas a causa de la cancelación de las competiciones oficiales en todo el mundo. Las casas de apuestas son un rubro vinculado al de otros juegos online, y sus cifras ejercen una influencia decisiva sobre las industrias afines. 

Prohibición de la publicidad    

El punto de inflexión durante el confinamiento se produjo cuando el gobierno estableció el Real Decreto-ley 11/2020, que ya fue derogado. En este documento se declaraba la extensión de la cuarentena, al tiempo que se prohibían las publicidades de juegos online para preservar la integridad de los sectores vulnerables de la sociedad. 

Desde el comienzo de su mandato, la coalición entre PSOE y Unidas Podemos ha tenido el objetivo de prevenir la ludopatía y desalentar el juego entre menores. Estas políticas van en contra de los intereses expansivos de las corporaciones del juego; en particular, la publicidad es el arma más efectiva para atraer a nuevos jugadores y renovar el público. 

Así pues, como consecuencia de esa medida se vio una caída significativa en las plataformas de bingo online. En cuestión de horas los servidores de juego debieron desmantelar un aparato publicitario que consistía en cadenas de mensajes, anuncios en portales de noticias, redes sociales, entre otras acciones. Los representantes del sector hicieron públicas sus quejas, en reclamo de que el gobierno no tenía en cuenta los intereses de la banca online y sus esfuerzos por brindar un servicio correcto. 

El día después de la cuarentena    

Con el fin del confinamiento, los servidores de juego pudieron restablecer su publicidad, pero sus índices no retomaron el cauce esperado. No es de extrañar: en un momento crítico de desempleo e incertidumbre económica, la población pareciera elegir pasatiempos menos costosos, o directamente gratuitos. Así lo indican los estudios de la OEDA (Observatorio Español de las Drogas y las Adicciones), que señalan que, mientras que el uso de videojuegos subió en estos meses, los juegos de apuestas online han perdido peso. 

Aun en ese contexto negativo, el estudio también apunta que uno de los juegos más elegidos durante el confinamiento fue el bingo, lo cual aporta un dato promisorio para estos servidores. En contrapartida, las loterías y quinielas fueron los menos usados; es un signo, tal vez, del desuso de ciertos juegos y del repunte de otros. En cuanto al uso de Internet, que es determinante en este caso, el mismo estudio señala que más del 68% de los encuestados admiten usar la web más que antes. 

Más información en vídeos 
Comentarios