Los trabajadores afectados por despidos colectivos en Castilla-La Mancha descienden un 9,4% en 2023

En 2023, 349 personas de CLM perdieron su trabajo por un despido colectivo, mientras que en 2022 fueron 385 trabajadores
En la imagen de archivo una protesta de trabajadores afectados por un despido colectivo - expediente de regulación de empleo (ERE)
photo_camera En la imagen de archivo una protesta de trabajadores afectados por un despido colectivo - expediente de regulación de empleo (ERE)

El sindicato UGT de Castilla-La Mancha ha señalado que la cifra de trabajadores afectados por despidos colectivos en la región descendió un 9,4 % en 2023 respecto al año anterior, ya que el año pasado fueron 349 los trabajadores que perdieron su trabajo por un despido colectivo, frente a los 385 del año 2022.

En un comunicado, el sindicato ha precisado que, de los 349 trabajadores que se vieron afectados en Castilla-La Mancha por despidos colectivos, 290 eran hombres y 59 mujeres, y ha añadido que la cifra se amplía hasta los 1.457 trabajadores si además de los despidos colectivos se tienen en cuenta las suspensiones de contrato y reducciones de jornada.

Según estas cifras del Ministerio de Trabajo y Economía Social, por provincias, la más afectada es Toledo, con un total de 137 personas despedidas de manera colectiva, seguida de Albacete, 121, Guadalajara 45, Ciudad Real 30, y por último Cuenca registró 16 trabajadores afectados por despidos colectivos.

La responsable regional de empleo de UGT, Isabel Carrascosa, ha valorado ese descenso, pero considera que hay que seguir trabajando no sólo para que se reduzcan al máximo los despidos, sino también abordar cómo se tramitan y resuelven estos despidos colectivos.

“Hay que establecer unas causas claras para que las empresas puedan despedir por razones objetivas, además, muchas empresas no actúan de buena fe y dejan pasar el mes de plazo que da la normativa para poder ejecutar el despido colectivo", ha dicho Carrascosa, quien ha añadido que hay que cambiar la norma para impedir que "muchas empresas se marchen de rositas”.

Según Carrascosa, es necesario y urgente aumentar el precio del despido improcedente en España, puesto que, ha lamentado: “Es muy bajo, contrario a la normativa europea, y en lugar de disuadir al empresario, le alienta", por lo que ha abogado por acomodar la normativa española a la internacional. 

Comentarios