domingo 19/9/21

La nueva temporada continúa el éxito de Ragnarok en Netflix

La serie tuvo una gran aceptación en su primera entrega, pero ha dado un salto cualitativo importante en esta segunda y esperada temporada

 Iceland - Pixabay
Iceland - Pixabay

No es muy novedoso que nos encontremos series que narren las vivencias de adolescentes y su contexto: amoríos, desencuentros, vida en el instituto de turno… Pero lo cierto es que, debido al numeroso público que tienen estos productos, las series siguen surgiendo, aunque cada vez se busca un contexto más original para estas, de forma que podamos encontrar algo nuevo que nos atraiga.

Pues bien, Ragnarok le ha dado una nueva vuelta de tuerca a este género y ha mezclado la mitología nórdica con la vida juvenil de un grupo de habitantes de un pequeño pueblo de Noruega, Edda (un lugar ficticio). A priori, puede parecernos que ambas ideas son difíciles de conjugar, pero esta serie de Netflix lo ha conseguido, al tiempo que presenta una historia que engancha desde el principio: un inevitable choque entre los Dioses y sus acérrimos enemigos, los Gigantes; todos ellos con forma (y proceder, a grandes rasgos) humana, que se acercan, inexorablemente, a su batalla final: el Ragnarok.

Algunos de los protagonistas tienen clara su pertenencia y su destino, mientras que otros se encuentran todo este plan que les supera y tienen que decidir qué quieren hacer realmente. Al mismo tiempo, tienen vivencias propias de su edad, con sus conflictos comunes, y se enfrentan con problemas de mundo actual, que la serie sabe integrar en toda la trama, como es el caso del cambio climático y sus causas. Si los adolescentes tienden, en cierta manera a ser algo volubles, podemos imaginar cómo afectan sus decisiones cuando entran batallas ancestrales en juego y poderes que los sitúan muy por encima del resto de los humanos (y, evidentemente, de sus compañeros/amoríos de instituto).

No se trata solo de la gran originalidad de utilizar la historia de los Dioses nórdicos en un contexto de adolescentes, sino sobre todo el cuidado y la originalidad con la que se consigue realizar, con dosis de gran creatividad. A fin de cuentas, la historia de los Dioses nórdicos se ha utilizado en muchos campos, desde los cómics de Marvel hasta incluso los juegos de tragamonedas online, que siempre buscan temáticas atractivas, originales o actuales, la han utilizado como leitmotiv, pasando por grandes estrenos de cine, ya sea con Thor como protagonista o como parte del elenco de Los Vengadores. Pero ahora, sin tanta grandilocuencia, en un pequeño pueblo de Noruega, la trama avanza con gran expectación y no pocas sorpresas.

La primera temporada ya tuvo un notable éxito que la plataforma de streaming, que cada vez acierta más en su oferta, supo rentabilizar; pero lo cierto es que la segunda ha superado a su predecesora, tanto por la introducción de nuevos personajes (y, también, alguna baja insospechada) como por la evolución de algunos de ellos. Y nos referimos, principalmente, al hermano de Magne (Thor), Laurits. Los desarrolladores de la serie, conscientes del potencial de este personaje, le van dando giros a su papel, y un protagonismo cada vez mayor. Evidentemente, el carácter soso del protagonista absoluto no le frena en nada para poder brillar, pero hay que reconocerle a Jonas Strand Gravli, el actor que le da vida, que sabe bien cómo ganarse al público.

No vamos a desvelar lo que va a ocurrir en esta nueva entrega, lo que sí podemos deciros es que deja la puerta abierta a nuevos capítulos. Y aunque todavía no se sabe cuándo se va a estrenar una tercera temporada, parece bastante evidente que esta existirá, ya que no solo quedan bastantes flecos abiertos, sino que también hay nuevos jugadores en el tablero, y la partida parece lejos de estar resuelta. Para los que no habéis visto esta nueva tanda de capítulos, deciros que no esperéis, que si os gustó la primera, vais a disfrutar aún más con ésta. Y si todavía ni siquiera habéis entrado en el mundo de Ragnarok, no lo dejéis ni un minuto más.

Comentarios