miércoles 27/10/21

Ten una comida cultural en Buenos Aires visitando uno de sus museos con restaurante

2019100121183961672
Ten una comida cultural en Buenos Aires visitando uno de sus museos con restaurante

Un free tour Buenos Aires te permite recorrer los atractivos turísticos de la ciudad en su máximo esplendor pero ¿alguna vez te has preguntado qué secretos guardan los museos, galerías y edificios públicos que visitas? Por ejemplo, algunos de los cafés y restaurantes más geniales, elegantes, extravagantes y sorprendentemente de Buenos Aires se encuentran en sus numerosos centro culturales. 

Por esta razón, hoy estamos aquí para recomendarte algunos de los mejores lugares para matar dos pájaros de un tiro. Estos cinco museos de arte son perfectos para hacer una visita y luego terminar con un almuerzo o café en su restaurante.

 

MALBA

El MALBA, o Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, exhibe las producciones culturales latinoamericanas. La colección permanente Verboamérica, da vida a la historia del arte y la sociedad latinoamericana. Se divide en ocho temas ilustrados por pinturas, esculturas, fotografías y la palabra escrita. 

Artistas de renombre como Tarsila do Amaral, José Clemente Orozco, Miguel Covarrubias, Antonio Berni, Emilio Pettoruti y otros, hacen presencia tratando diferentes temas de vivencia latinoamericana desde el siglo XX hasta la actualidad. 

El museo también organiza exposiciones temporales, visitas guiadas, lanzamientos de libros y películas. Una vez termines el recorrido, puedes pasar por la cafetería con vista a los hermosos jardines. Café Marcello Dolce es espacioso, elegante y se puede acceder desde la calle, incluso cuando el museo está cerrado. 

Aquí puedes optar por sentarte dentro, donde es difícil olvidar que está en un museo, con la taquilla y la tienda de regalos a la vista; o puedes salir al patio, que se encuentra al costado del museo.

 

Museo Sívori

El Museo Sívori está ubicado frente al puente del jardín de rosas en el parque Tres de Febrero, también conocido como Bosques de Palermo. Nombrado en honor al artista considerado como el primer pintor realista de Argentina, Eduardo Sívori, alberga más de 4000 piezas de arte argentino moderno de los siglos XX y XXI. 

Las obras de arte reflejan la búsqueda de la identidad única del arte argentino e incluye movimientos de diferentes décadas, como el arte pop, el hiperrealismo y la nueva abstracción, etc. 

Después de un paseo por el jardín de rosas y una visita al museo, el Café Sívori es un buen lugar para tomar un delicioso almuerzo, un café o un pastel. Se encuentra frente al jardín de esculturas, entrelazando arte y naturaleza. Puedes sentarte en el invernadero de decoración pintoresca o aventurarse afuera y sentarte en el jardín.

 

Museo Evita

El Museo Evita tiene la misión de dar a conocer la vida, el trabajo, las ideas y el legado de esta la controvertida pero influyente primera dama y político, Evita Perón. La colección está organizada cronológicamente desde sus primeros años hasta su traslado a Buenos Aires, pasando por su carrera en radio y televisión, su vida política y de primera dama, y su enfermedad y muerte prematura. 

Los objetos en exhibición incluyen recuerdos originales, fotos y videos, además de su extraordinario guardarropa. El restaurante y cafetería del museo admite bicicletas y mascotas. La sección interior ocupa las antiguas cocinas y áreas de servicio de la mansión, pero la atracción principal es el frondoso patio. El menú porteño refleja las influencias italianas y españolas con platos de arroz y pasta caseros. 

Para llegar al restaurante, puedes pasar por la entrada principal y caminar por la tienda de regalos, o puedes ingresar desde la esquina, donde verás el patio principal. De igual forma, puedes optar por sentarte adentro, o asomarte al patio exterior donde puedes sentarte debajo de uno de los árboles o enredaderas.

 

Museo Nacional de Arte Decorativo

El edificio que alberga al museo es la antigua casa de una de las familias más ricas de Buenos Aires. Uno de sus descendientes vendió la mansión y las colecciones al Estado con la condición de que se creara un museo. Así nació el Museo Nacional de Arte Decorativo en 1937.

Algunas de las habitaciones se mantuvieron casi intactas y ofrecen una visión de la vida cotidiana y las actividades de la élite. La colección permanente del museo incluye armas antiguas, miniaturas europeas, esculturas y pinturas, objetos decorativos asiáticos, tapices y porcelana. 

Una vez que te hayas educado sobre las decoraciones populares utilizadas por la gente de la alta sociedad a lo largo de los siglos, es probable que se te haya abierto el apetito y aquí cuando debes hacerle una visita al café. 

El café está ubicado en la antigua casa del guarda, que reproduce el estilo neoclásico francés de la mansión. Su plato estrella es un sándwich de jamón y queso al horno con salsa bechamel y un huevo frito. 

Comentarios