Muere un joven de 21 años al caerle encima y aplastarle un coche que arreglaba

Ha sido un amigo el que lo ha encontrado ya muerto atrapado debajo del coche
Una madre relata los instantes finales de su hijo: le han dejado tirado en urgencias, ambulancia
photo_camera Muere un joven de 21 años al caerle encima y aplastarle un coche que arreglaba

Según recoge El Caso, un joven de 21 años perdió la vida anoche después de ser aplastado por un coche que, según parece, estaría reparando en la localidad de Requena, en València. La víctima estaba bajo el vehículo sostenido por un gato cuando se produjo el accidente. Las primeras informaciones indican que el mecanismo cedió de golpe, dejando al joven atrapado y matándolo casi en el acto.

Los servicios de emergencias recibieron el aviso cuando faltaban veinte minutos para las diez, alertados por un amigo del chico que lo encontró ya aplastado por el coche. Hasta la nave en la cual la víctima estaba reparando el coche, en la travesía Libertad San Antonio del municipio, se activaron dos dotaciones y un sargento de los Bomberos de Requena, una ambulancia del Samu y una patrulla de la Policía Local.

Los Bomberos no tuvieron que hacer ninguna maniobra de rescate, sin embargo. Para cuando llegaron, el otro joven que había encontrado a la víctima accidentada había levantado el coche y lo quitó en un intento por salvarle la vida. No obstante, había entrado en parada cardiorrespiratoria antes de poder ser rescatado y, a pesar de todos los esfuerzos de los facultativos sanitarios, no lo consiguieron reanimar, solo pudiendo certificar su muerte.

Trabajaba en un taller ilegal

La Guardia Civil también se desplazó hasta el sitio, un taller mecánico que, según parece, podría ser ilegal. La instrucción del caso ha quedado en manos del Juzgado de Instrucción en funciones de guardia de Requena. Los investigadores están trabajando para aclarar tanto la legalidad del mencionado taller - también para aclarar posibles responsabilidades del accidente - como para saber cómo cayó el coche exactamente. Aunque los indicios apuntan a un fallo del gato, tampoco descartan que el error mecánico haya podido producirse en otro punto del coche.

Comentarios