Publicada la declaración de la Presa de Moracantá de Villaminaya como BIC

Se trata de una estructura hidráulica, de la época altoimperial romana, destinada al abastecimiento de agua
Publicada la declaración de la Presa de Moracantá de Villaminaya (Toledo) como Bien de Interés Cultural (BIC)
photo_camera Publicada la declaración de la Presa de Moracantá de Villaminaya (Toledo) como Bien de Interés Cultural (BIC)

El Diario Oficial de Castilla-La Mancha (DOCM) publica este miércoles el acuerdo del Consejo de Gobierno, por el que se declara Bien de Interés Cultural la Presa de Moracantá, en Villaminaya (Toledo), con la categoría de Monumento.

Tal y como recoge Europa Prses, se trata de una estructura hidráulica, de la época altoimperial romana, destinada al abastecimiento de agua.

Aunque la explotación del territorio se remonta a la época romana, hay también restos de enterramientos de la época tardoantigua, por lo que la construcción tuvo una continuidad a lo largo de la historia y los siglos.

El dique está construido con dos muros yuxtapuestos entre sí, hechos de hormigón, para los que se usaron piedra y cantos de distintos tamaños de la zona.

En cuanto a la presa, se trata de un azud de 44 metros de longitud, dos de espesor y dos de altura, construida transversalmente en el cauce del arroyo de Prado Redondo, a poco más de ocho metros de otro arroyo con el que confluye, que es el del Fuente Recén, durante el Alto Imperio (siglos I y II después de Cricto) que podría haber tenido un doble uso, la acumulación de una pequeña lámina de agua como aprovisionamiento para los meses más cálidos y, por otro, la regulación del cauce de los arroyos en su confluencia.

La primera de ellas fue la batalla de Guazalete, en el año 742, que enfrentó a rebeldes bereberes con tropas del emir cordobés, y la batalla de 854, en la que los reinos Astur y Pamplonés, que se aliaron con la población sublevada de Toledo, lucharon contra las tropas del emir Mohamed I de Córdoba y la batalla de Almonacid, en 1809, en la Guerra de la Independencia.

Comentarios