Cientos de tractores, cosechadoras, y más de mil de agricultores piden reformas en Toledo

Unión de Uniones pide comicios al campo para "medir fuerzas" con otras organizaciones, "que comen de la mano de Junta"
Tractorada de agricultores y ganaderos en Toledo este miércoles convocada por la organización Unión de Uniones - EP/Juan Moreno
photo_camera Tractorada de agricultores y ganaderos en Toledo este miércoles convocada por la organización Unión de Uniones - EP/Juan Moreno

Unos 300 tractores, según los organizadores, y algo más de 100 según la Delegación del Gobierno, han recorrido este martes Toledo, acompañados de algunas cosechadoras, para pedir reformas en la agricultura de Castilla-La Mancha, al igual que ha hecho una manifestación posterior en la que han participado al menos 1.500 personas.

La movilización, que ha convocado Unión de Uniones, se ha iniciado a primera hora de la mañana frente a la Consejería de Desarrollo Sostenible, ubicada en el polígono de Santa María de Benquerencia, en la que los manifestantes han entregado un escrito reivindicativo, y han hablado con responsables del departamento.

Desde allí, los tractores han iniciado una marcha lenta, encabezados por una cosechadora, para recorrer los 10 kilómetros que separan Santa María de Benquerencia del núcleo urbano de Toledo, en los que han formado "un atasco tremendo", según lo ha descrito el miembro de la Comisión Ejecutiva de Unión de Uniones de Castilla-La Mancha y de la Comisión Ejecutiva nacional de la organización, Anastasio Yébenes.

De hecho, el gran número de vehículos que han participado ha retrasado el inicio de la manifestación a pie, que ha comenzado a las 12.05 horas, una hora más tarde de lo previsto inicialmente, desde el aparcamiento del barrio de Santa Teresa, al que se han dirigido los tractores y las cosechadoras, que han coincidido en este espacio con los puestos del tradicional mercadillo de los martes.

Desde allí, y tras alguna discusión entre los organizadores y algunos de los participantes, que no entendían por qué no se les ha dejado que los tractores circulen por el casco histórico de Toledo, se ha iniciado una manifestación que se ha dirigido primero a la Consejería de Agricultura, y después al Palacio de Fuensalida, sede de la Presidencia del Gobierno de Castilla-La Mancha, donde ha finalizado el acto reivindicativo.

Unas 1.500 personas, según la Delegación del Gobierno, han participado en la manifestación, tras una pancarta en la que junto al anagrama de Unión de Uniones, figura el lema "Nos sobran los motivos. Defendemos el campo, defendemos la alimentación de todos".

Tensión en la Consejería de Agricultura

Al llegar a la Consejería de Agricultura, se han vivido momentos de tensión, ya que los manifestantes han exigido mantener una reunión con el consejero, Julián Martínez Lizán, pero al comunicarles que no estaba han comenzado a protestar airadamente y a intentar entrar a la fuerza en el edificio, lo que ha sido impedido por los policías nacionales que estaban en la entrada.

Parte de ellos han comenzado a corear consignas contra políticos como Emiliano García-Page, Pedro Sánchez o Fernando Grande-Marlaska, en incluso se han arrojado botellas contra los policías y los medios de comunicación que estaban en el lugar, aunque no ha habido detenciones por parte de la Policía Nacional, ha informado la Delegación del Gobierno.

Finalmente han entrado cuatro representantes de Unión de Uniones para hablar con un director general de la Consejería, mientras el grueso de los manifestantes ha  permanecido en el exterior del edificio durante una hora, aunque una parte ha comenzado a abandonar la manifestación y otros se han dirigido a la plaza del Conde, donde está el Palacio de Fuensalida.

El acto reivindicativo ha concluido hacia las 14.30 horas frente al Palacio de Fuensalida, que estaba custodiado por un amplio dispositivo policial, aunque en este caso no ha tenido que intervenir.

Entre las principales reivindicaciones de Unión de Uniones figuran que haya precios justos para los productores y se dediquen a la agricultura fondos que ahora se están destinando a otros fines, ya que según ha afirmado Yébenes, el 25 por ciento de los fondos de la Política Agraria Común (PAC) que llegan a Castilla-La Mancha para el desarrollo rural, se estén desviando "a cosas que no son agricultura y ganadería".

Así, según Yébenes, cada año se están desviando 100 millones de euros que tenían que ser para la agricultura y la ganadería a la empresa pública Gestión Ambiental de Castilla-La Mancha (Geacam), que se gestiona desde la Consejería de Desarrollo Sostenible.

Otra de sus demandas, que también se ha reflejado en las pancartas de los manifestantes, es que haya elecciones agrarias en Castilla-La Mancha, ya que entienden que las organizaciones Asaja, UPA y COAG no representan al sector, como ha ocurrido en la Comunidad de Madrid hace 15 días, donde Asaja, Unión de Uniones han sido las más votadas, COAG ha entrado por muy poco en la mesa de negociación y UPA ha quedado fuera, ha apuntado Yébenes.

Al final del acto reivindicativo, Yébenes ha afirmado: "Estamos dispuestos a seguir luchando", porque según ha dicho: "Tenemos la mala costumbre de dar de comer tres veces al día a toda la población", al tiempo que ha animado a los asistentes a acudir a próximos actos reivindicativos, como la tractorada que se ha convocado para el 17 de marzo, en Madrid.

Comentarios