martes 28/9/21

Montserrat Caballé, la última prima donna

Montserrat-Caballe
Montserrat-Caballe

A los 85 años nos deja la gran diva de la ópera, no sin dejar huellas profundas.

Esta increíble soprano, nació en Barcelona en el seno de una familia de clase trabajadora. Desde los 7 años, Montserrat interpretaba cantatas de Bach.

Fue admirada en todo el mundo por su versatilidad y considerada como una de las voces liricas más destacadas del Siglo XX.

Y después de leer sobre la vida de la increíble Montserrat Caballé, te invitamos a visitar casinoonlineespana.es una página donde podrás encontrar reseñas de los mejores casinos móviles en España, además de las mejores casas de apuestas deportivas que hay en internet para el publico español.

Caballé protagonizó 90 papeles de ópera con cerca de 4000 actuaciones. Su primer rol importante fue como Mimi en la Boheme de Puccini, en la Ópera de Basilea en Suiza, donde permaneció desde 1956 hasta 1959 antes de dirigirse a Bremen en Alemania.

La más universal de las cantantes de ópera española, fue aceptada y becada por el Conservatorio Superior de Música a los 11 años y empezó a brillar a nivel internacional en el año de 1965, en una actuación como Lucrezia Borgia en el Carnegie Hall de Nueva York. Caballé comenzó a ensayar el papel con tan solo un mes de antelación, pero ganó una ovación de pie de 25 minutos.

La diva, conocida por la pureza de su voz, actuó en escenarios de todo el mundo, como el Festival Glyndebourne en East Sussex, la Ópera Metropolitana de Nueva York, La Scala, Milán y la Royal Opera House.

En 1964, se casó con el tenor Bernabé Martí y una de sus hijas, Montserrat Martí, también es una destacada soprano.

Caballé también impacto el mundo del pop con la canción Barcelona, la que canto junto al legendario Freddie Mercury. Esta colaboración que se dio en el año de 1987, se presentó más tarde en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992, después de la muerte del legendario líder de Queen.

En sus actuaciones, su infinita versatilidad asombró a otras estrellas de la ópera, con al tenor José Carreras quien le dijo a Catalunya Radio: "Ella puede hacer de todo, desde el más puro bel canto, hasta Tristán e Isolda de Wagner".

Sus actuaciones junto a Luciano Pavarotti y Plácido Domingo son de las actuaciones más recordadas y disfrutadas.

Montserrat Caballé es simplemente la última en su clase, una excéntrica prima donna y una de las más grandes cantantes de su generación. Era una prima donna de la vieja escuela, excéntrica pero adorablemente cálida, divertida y generosa.

Es imposible no aceptar el hecho de que Montserrat fue bendecida con una voz de una belleza y una flexibilidad vibrantes, educada a través de un largo aprendizaje en excelente técnica y un control de la respiración fenomenal, coronada con una capacidad mágica e inigualable para hacer girar un “pianissimi “sostenido de una manera exquisita.

Su repertorio fue asombrosamente amplio, desde la música renacentista española hasta Richard Strauss, pero se destacaba interpretando la ópera italiana del siglo XIX, así como brillaba en muchas de sus grabaciones de Rossini, Donizetti, Bellini, Verdi y Puccini.

Era una diva caprichosa, con una presencia imponente y glamorosa. Durante una actuación de un ballo de Verdi, dejó de cantar a la mitad de un dueto que hacía con Pavarotti por no sentirse acorde, regresando al escenario serenamente cinco minutos después, como si nada hubiera sucedido. En otra ocasión, ella comenzó a arrojar naranjas al foso de la orquesta, posiblemente como un gesto de su desdén hacia el director.

Tal comportamiento era el típico de un espíritu libre, espíritu que finalmente se topó con Freddie Mercury, para hacer un dúo legendario que dejó una gran huella en la historia de la música. Esta gloriosa y extravagante colaboración en donde Caballé y Mercury interpretan “Barcelona” le forjó un nuevo público, justo cuando su carrera en el escenario operístico estaba llegando a su fin.

Los graves problemas de salud, la mala administración de sus finanzas y la influencia funesta de su hermano Carlos, hicieron que su último año fuera muy duro. Fue condenada por fraude fiscal en el año 2015 y apenas logró solventar este problema legal.

Entre las distinciones recibidas por esta prestigiosa soprano están el Premio Príncipe de Asturias, el cual le fue otorgado en 1991

Solo sabemos que la voz de Montserrat Caballé, la gran prima donna a la altura de María Callas y Renata Tebaldi, es eterna y definitivamente será recordada por siempre como una de las más bellas voces de la lírica del Siglo XX.

Comentarios