Opinión

El Estado cloaca

El Estado puede ser un "Estado del bienestar" o un "Estado cloaca". Las dos caras del poder. La luz a un lado y la oscuridad al otro. El servicio público frente a la opresión.

¿De qué depende? Depende de quién gobierne.

Estos días proliferan en la prensa noticias preocupantes sobre ese periodo negro en que el gobierno del PP intentó acabar con el Estado del bienestar y el servicio público, e instaurar (o dar continuidad) a un Estado- cloaca o policial, enquistado desde la etapa franquista, a través de una policía "patriótica" adscrita a las siglas de un partido, el PP. O sea, "patriótica" de ese partido, pero no del país ni de la democracia.

La "guerra sucia" contra PODEMOS desde el gobierno del PP de Mariano Rajoy, que hoy empezamos a conocer con más detalle (esperemos que se llegue a saber todo), pero también desde las cloacas del Estado "profundo", de hecho dieron la razón a PODEMOS y a su tesis sobre la mala calidad democrática de este régimen y la necesidad de reformas democráticas urgentes. Y confirmó que dicho régimen alberga aún en su seno prácticas fascistas, como es el acoso y la persecución de algunos adversarios políticos y representantes electos mediante métodos mafiosos y criminales, no sujetos al imperio de la Ley ni al Estado de Derecho. Lo que utilizando las palabras de otro articulista podemos definir como cambiar el "Estado de Derecho" por el "Estado de derechas".

O sea, sin alternativa posible. O sea, totalitario.

"Los archivos, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, revelan algunos detalles de cómo se produjo el espionaje por parte de la denominada policía patriótica contra los miembros de la formación, entonces liderada por Pablo Iglesias, en el marco de una presunta operación de guerra sucia por parte del Ejecutivo de Mariano Rajoy contra sus adversarios políticos". (El País 11 jul 2024).

Efectivamente esta operación tiene todas las características de una operación “sucia" y antidemocrática, no sujeta al imperio de la Ley ni de la Constitución.

Sorprendentemente Mariano Rajoy (el presidente que lo "sabe", según afirmaron sus colaboradores directos) sigue sin ser requerido por la justicia para que dé explicaciones sobre este feo asunto. Claro que estamos hablando de la justicia de los cambalaches y el intercambio de cromos en el CGPJ. De esa justicia a la que, según afirmó el senador Cosidó, del PP, “ellos” la pueden toquetear por detrás.

Leemos también este otro titular:

"La ‘policía patriótica’ del PP espió a 69 diputados de Podemos a través de las bases de datos de Interior" (El País 10 jul 2024).

El objetivo era:

"... buscar datos que dañaran la reputación de los políticos recién elegidos de Podemos en los comicios de

diciembre de 2015" (El País).

O sea, el objetivo era que esa "guerra sucia" pudiera socavar y echar por tierra el resultado democrático de las urnas.

Cuando desde el gobierno (del PP) y desde el "Estado profundo" se tiene esa idea de la democracia, las cosas no pueden ir bien, y debemos preocuparnos mucho, más de lo que lo hacemos, y actuar con coherencia y firmeza democrática si queremos que nuestra democracia sobreviva o merezca tal nombre.

Comentarios