58 personas solicitaron la eutanasia en 2023 en Castilla-La Mancha y se llevaron a cabo 17

- El Gobierno de Castilla-La Mancha entona el mea culpa en los plazos de aplicación de la eutanasia y se compromete a acortar tiempos.

- A nivel nacional, alrededor de 750 personas solicitaron la eutanasia de 2023, un 30% más que en 2022, según Derecho a Morir Dignamente

Castilla-La Mancha crea la Comisión de Garantía y Evaluación de la Ley de Eutanasia
photo_camera 58 personas solicitaron la eutanasia en 2023 en Castilla-La Mancha y se llevaron a cabo 17

El Gobierno de Castilla-La Mancha ha entonado el mea culpa en cuanto al tiempo que en la actualidad está tardando en aplicar la Ley de Eutanasia, ya que los plazos no cumplen con lo estipulado en esta norma. Por ello, se ha mostrado dispuesto a acortar "el máximo posible" dichos tiempos.

Ha sido el consejero de Sanidad, Jesús Fernández, el que ha realizado estas declaraciones, tras ser preguntado durante la rueda de prensa que ha ofrecido este martes en Toledo por las quejas de la asociación Derecho a Morir Dignamente (DMD).

Según ha explicado el titular regional de Sanidad, muchas personas que solicitan la eutanasia están inmersas en procesos de enfermedad, "que a veces son demasiado cortos con respecto a cómo nos comportamos en estos plazos".

"Nuestra media --de aplicación de la ley-- en Castilla-La Mancha está un poquito por debajo de la media nacional. Pero es verdad que en esto todas las comunidades deberíamos aligerar. Nosotros estamos en esa propuesta".

En cuanto a otra de las quejas de Derecho a Morir Dignamente, que también denuncia que la mayoría de las comunidades autónomas no están publicando ningún informe sobre los datos, Fernández ha indicado que, en virtud de lo contemplado en la ley, las comunidades autónomas no están obligadas a informar sobre el número de procedimientos, pues tan solo tienen que colgar los datos en una plataforma para que sea el Ministerio del ramo el que haga públicas esas estadísticas.

"Si no lo ha publicado todavía --el Ministerio-- será porque no tiene el texto de las comunidades autónomas o estará en otro plazo".

Sobre esta cuestión, el titular castellanomanchego de Sanidad ha detallado que el pasado 2023, en la región, se registraron 58 solicitudes de eutanasia y finalmente se llevaron a cabo 17.

Tras asegurar que en este caso, al contrario que pasa con la práctica del aborto, la región no cuenta con médicos objetores de conciencia, ha explicado los motivos del desfase entre el número de peticiones y la cifra de eutanasias llevadas a cabo el pasado ejercicio.

"Hay tres causas fundamentales. Una es que el paciente fallezca en medio del proceso. Otra, que no se produzcan las condiciones oportunas para llevarlo a cabo, porque así lo decidan los profesionales, y la tercera, porque una vez que ha llegado el momento, el paciente ha decidido no llevarla a cabo".

750 PERSONAS SOLICITARON LA EUTANASIA EN 2023

Alrededor de 750 personas solicitaron la eutanasia en 2023 en España, un 30 por ciento más que en 2022, según ha adelantado el vicepresidente del Derecho a Morir Dignamente (DMD), Fernando Marín, en el marco del tercer aniversario de la entrada en vigor de la Ley Orgánica de Regulación de la Eutanasia (LORE), que se conmemora este martes.

Estos datos se acercan a los que maneja a fecha de hoy el Ministerio de Sanidad, a los que ha tenido acceso Europa Press, que cifran en 323 las prestaciones de eutanasia realizadas y en 727 las solicitudes de 2023. Están incluidas todas las CCAA, pero son números provisionales, a la espera de la elaboración del informe por parte de los técnicos del Ministerio y cuya publicación aún no tiene fecha.

Marín ha llamado a "mejorar" la calidad de los datos, ya que, en contra de lo que dicta la ley, aún hay ocho CCAA que no han publicado ningún informe públicamente, lo que dificulta la realización de una radiografía exacta de la situación de la eutanasia en España.

Las comunidades autónomas que no han publicado ningún informe de evaluación desde la entrada de vigor de la ley son Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Extremadura, Madrid, Murcia y Navarra. Tampoco Galicia, porque "publicó un PDF de una página que no se puede considerar un informe", afirma Fernando Marin.

Asimismo, ha criticado que los plazos de la tramitación de este derecho "se prolongan demasiado". "Deberían durar de 30 a 35 días y llegan a los 75 días de media", ha detallado. La principal consecuencia derivada de ello es que la tercera parte de las personas que piden la eutanasia mueren mientras se procesa su solicitud.

En 2022, un total de 152 personas fallecieron mientras se tramitaba su solicitud de eutanasia, según el informe del Ministerio, que cifra en 576 las solicitudes totales de ayuda para morir. Sin embargo, no se refleja ninguna información sobre 48 de esos casos porque no existe un informe del médico responsable.

En este sentido, DMD también denuncia el "gran número" de solicitudes denegadas, que llegan al 20 por ciento del total, por "motivaciones variadas". Además, se ignora cuántas personas solicitaron la eutanasia en su testamento vital, porque en 215 casos no aparece este dato en el informe del Ministerio de Sanidad.

Al hilo, Marín ha aclarado que "no hay boicot" a la ley por parte de las CCAA gobernadas por el PP, si bien ha confesado su "preocupación" por Castilla y León, porque dentro de la comisión de evaluación hay miembros que han declarado públicamente su oposición a la eutanasia, lo que desemboca en un "maltrato institucional" a las familias. Otra de estas comunidades es Murcia, donde se denegó la petición de una persona con demencia grave porque "no se podía medir objetivamente su sufrimiento". "Hay comisiones que se inventan requisitos que no se contemplan en la ley", ha abundado Marín.

Según el informe del Ministerio de Sanidad, en 2022 fallecieron por eutanasia un total de 288 personas en España. Se trata del primer año completo con datos oficiales, porque en 2021 la ley entró en vigor el 25 de junio, y en los seis meses posteriores se registraron 75 eutanasias.

En este sentido, cuando se calculan las tasas de eutanasias realizadas en relación al número de fallecimientos en las comunidades, las cifras "varían mucho". "La desigualdad entre territorios es grave porque vulnera el principio de igualdad ante la ley. Es inadmisible que el acceso al derecho dependa del lugar donde se vive", ha lamentado por su parte Loren Arseguet, del grupo internacional de DMD.

En 2022, la tasa de eutanasia sobre el total de fallecimientos en España fue inferior al 0,07 por ciento, con "enormes desigualdades territoriales", según Arseguet. Por ejemplo, en Navarra, País Vasco o Cataluña fue superior al 0,1 por ciento, pero en Murcia, Extremadura o Galicia fue 10 veces menor.

"No sabemos si la cifra tan baja de eutanasia en España se debe a que la LORE tiene un procedimiento de tramitación muy farragoso y muy burocrático, muy complejo. Esta característica, por lo menos, podría explicar en parte el elevado número de personas que han fallecido durante la tramitación de la gestación", ha declarado Arseguet.

La responsable internacional de DMD ha comparado la situación española con la de Bélgica, donde se aprobó una ley de eutanasia en 2002. Allí, hasta 2011, la tasa de fallecimiento por eutanasia sobre los fallecimientos totales no pasó del 1 por ciento. A los tres años, era del 0,38 por ciento. "Juzgaron que era muy poco, y la asociación hermana a la nuestra investigó. Su diagnóstico fue que la ciudadanía desconocía completamente la ley y los profesionales sanitarios también la desconocían", ha argumentado Arseguet.

TRES PROPUESTAS PARA MEJORAR EL ACCESO A LA EUTANASIA EN ESPAÑA

Por ello, DMD ha hecho tres propuestas para mejorar el acceso a la eutanasia en España. La primera, que la tramitación esté "clara" desde el principio, tanto para la persona solicitante como para los profesionales sanitarios que reciben la petición. "Para esto sería necesario que hubiese protocolos claros de respuesta a una solicitud de eutanasia", ha reclamado. Por ejemplo, en Galicia y Asturias, las solicitudes de eutanasia se registran desde que se formulan y es la Consejería de Sanidad que le insigna el médico responsable, lo que elimina el hecho de que una solicitud puede tardar semanas hasta empezar a tramitarse.

Otra de sus propuestas pasa por que todas las unidades que prestan servicios sanitarios se planifiquen adecuadamente para que, cuando surge la objeción de conciencia, estén en condiciones de garantizar la facilitación de un médico consultor o médico responsable alternativo.

La última medida, que ya se aplica por ejemplo en País Vasco, Cataluña o Asturias, es la designación de una persona de referencia sobre la eutanasia en diferentes niveles, que puede ser territorial, por centro de salud, hospital o área sanitaria.

NO ES NECESARIO ESTAR EN SITUACIÓN DE CUIDADOS PALIATIVOS

Durante el acto también han participado dos familiares de personas que ejercieron su derecho a la eutanasia. Gina, cuyo padre padecía parálisis supranuclear progresiva, una enfermedad incurable, ha querido aclarar que en ninguna parte de la ley se recoge la palabra "avanzada", en referencia a la fase de la enfermedad. Tampoco que la persona deba estar en un estado agonizante.

"El neurólogo de mi padre no era objetor, pero dudaba de si estaba en el contexto eutanásico. Muchos médicos se confunden y piensan que debes estar en cuidados paliativos. Pero mi padre quería morir con autonomía, con la mayor cantidad de facultades cognitivas y físicas posibles. Al final, murió con las facultades muy mermadas, pero lúcido y como él quería morir", ha contado Gina.

Por su parte, Ángel ha contado la historia de su mujer, que fue diagnosticada de una demencia y a la que, en un inicio, le negaron la eutanasia. Ángel ha criticado que hay vocales de las comisiones de evaluación que "improvisan" respuestas que no se ajustan al derecho ni a la ley. "En mi opinión, me dijeron que no por desconocimiento y falta de interés", ha remachado.

Comentarios