Almudena Ariza: Igual que somos exigentes con la comida, debemos serlo con la información

La periodista de RTVE recogerá este 26 de junio en Brihuega (Guadalajara) el Premio Internacional de Periodismo Manu Leguineche
Almudena Ariza, XII Premio Internacional de Periodismo 'Cátedra Manu Leguineche'
photo_camera Almudena Ariza, XII Premio Internacional de Periodismo 'Cátedra Manu Leguineche'

La periodista Almudena Ariza, que recogerá este 26 de junio en Brihuega (Guadalajara) el Premio Internacional de Periodismo Manu Leguineche, reivindica que del mismo modo que la sociedad es exigente con la comida, que pide que sea de calidad, también debe serlo con la información que recibe.

Ariza repasa, en una entrevista con la Agencia EFE, sus cuatro décadas de trayectoria, que le han valido la XII edición del premio que lleva el nombre del reportero vasco, al que conoció en la guerra de Afganistán, la primera cobertura de un conflicto bélico para ella y en el que Leguineche ya era reconocido por sus compañeros de profesión como "el gran maestro".

Por ello, confiesa que cuando le comunicaron que le habían concedido el galardón que se entrega en memoria de Manu Leguineche pensó que era una broma.

"Recibí el mensaje por wasap diciéndome que me daban el premio y que no me localizaban por teléfono. Lo tuve que leer un par de veces porque no entendía bien, no sabía si era una broma. Entonces devolví la llamada y pude hablar con cada uno de los miembros del jurado para darles personalmente las gracias”, comenta Ariza, quien asegura recibir este premio con emoción y alegría.

Y desvela que cuando le dieron la noticia estaba en España, de vacaciones en Cádiz en sus primeros días libres desde noviembre, por lo que celebró el premio en familia, con sus hijos, su madre y sus hermanos.

PERIODISTA, "CASI POR CASUALIDAD"

Ariza llegó al mundo del periodismo casi por casualidad. Sus estudios de guitarra clásica y flamenca durante toda su infancia le hacían soñar con ser guitarrista profesional, pero le hicieron una prueba en Radio Algeciras de la Cadena Ser tras escuchar un anuncio en el que pedían personas interesadas en trabajar en la radio y la cogieron.

“Lo que sí que descubrí es que no me resultaba complicado hablar delante del micrófono. Yo era muy tímida y sin embargo me crecía delante del micrófono”, afirma Ariza, quien añade que ese arranque la llevó a trabajar dos años en periodismo local hasta regresar a Madrid para cursar la carrera de Periodismo.

Desde entonces hasta ahora, Almudena se ha convertido en una cara conocida y en un referente del periodismo. Ha estado en la corresponsalía de TVE en Asia-Pacífico (con sede en Pekín), Nueva York y París antes de ser destinada a Jerusalén, donde se encuentra actualmente.

Como enviada especial ha informado sobre la guerra de Afganistán, Ucrania, Israel-Gaza, la crisis en América Latina, los terremotos de Turquía, Irán y Haití, los tsunamis de Indonesia y Japón. También ha sido editora y presentadora del Telediario en distintas etapas y horarios y presentadora de 'Informe Semanal', además de elaborar el programa 'Españoles en conflictos'.

En su primera guerra en Afganistán conoció a Manu Leguineche. “Recuerdo llegar al hotel de Islamabad con mi equipo e ir a saludar a mis compañeros y allí estaba Manu, en el centro de la habitación, y todos los demás a su alrededor. Recuerdo que me impresionó mucho porque él era como el gran maestro y estaba contando historias y en ese momento sentí que era una persona a la que veneraban y escuchaban con mucha atención y admiración. Yo me presenté, iba con mucha vergüenza y miedo, era mi primera guerra, y recuerdo que me atendió con mucha amabilidad y me animó, y salí de allí pensando '¡Qué tipo más majo!'", explica.

Ariza se muestra muy orgullosa de recibir este galardón que honra a este reportero con el que asegura comparte su "enorme curiosidad", algo que a su entender es "el gran motor del periodismo".

Pese a haber cubierto informativamente muchos conflictos no se considera una 'periodista de guerra', sino que lo que le gusta es "hacer diferentes historias", algo que ha podido hacer en las corresponsalías, aunque admite que ha estado "en muchas guerras".

"Últimamente en Ucrania y ahora en lo que está pasando en Gaza, con la frustración de que no podemos estar donde deberíamos estar, que es en Gaza, y estamos en Jerusalén intentando entender todo lo colateral de este conflicto, pero es difícil de contar porque nos falta lo fundamental que es estar en el lugar en el que están ocurriendo las cosas", comenta.

LUCHA CONTRA LOS BULOS Y NEGACIONISMO

En cuanto al futuro del periodismo, se muestra positiva porque cree que nunca se han tenido "tantas herramientas como hoy para contar historias", aunque advierte del "problema de la desinformación, la lucha contra los bulos y la rapidez con la que se difunden; las dificultades para contrastar y verificar la información, la manipulación interesada, el negacionismo de la verdad".

"A mí me han llegado a cuestionar el hecho que he narrado y grabado. En las redes te dicen que mientes y piensas '¿por qué no me crees?'. A veces es frustrante, pero por eso es tan relevante estar donde ocurren las cosas, respaldados por medios que verifican las noticias", explica Ariza quien señala que TVE cuenta con un equipo para verificar los vídeos que llegan.

Por ello, defiende que la ciudadanía debería conocer el origen de las noticias y entender cómo llegan y reflexiona: "Igual que somos exigentes con los que comemos, queremos consumir productos de calidad, debemos serlo con las informaciones".

Ariza estará en Brihuega para recibir el premio Manu Leguineche el 26 de junio y afirma que está "encantada de estar allí y hablar con su hermana y la gente que conoció a Manu Leguineche, y sentir un poco también la presencia y conocer más del legado de Manu".

Comentarios