Ortega Cano tiene problemas: su casa, al borde del embargo por una seria deuda

El diestro ya ha recibido varias notificaciones en su domicilio
Al descubierto todos los puntos del acuerdo de divorcio de Ana María Aldón y José Ortega Cano
photo_camera En el fotomontaje en imágenes de archivo José Ortega Cano y Ana María Aldón

Según recoge Informalia, malos tiempos para el viudo de Rocío Jurado. A sus 70 años, Ortega Cano atraviesa afronta serios problemas económicos debido a unas deudas que arrastra desde hace tiempo y que superan la cantidad de 100.000 euros. Su ex, Ana María Aldónya desveló hace unas semanas que el padre de su hijo no siempre cumplía con sus obligaciones en cuanto a la pensión de manutención y su regreso a los ruedos no se debe a la nostalgia, como ha hecho creer el propio matador, sino a una necesidad monetaria.

Según la revista Lecturas, la situación viene de lejos, pues ya en 2018 apuntaron a que la participación de Ana María Aldón en Supervivientes obedecía a problemas económicos en el matrimonio. La situación del diestro se complicó tras el divorcio. En 2021, adquirió una deuda con el ayuntamiento por unos impuestos impagados, a lo que se unió un aval que el torero concedió a una personal muy cercana para solicitar un crédito bancario con el fin de abrir un negocio. Las cosas no salieron bien y Ortega Cano ha terminado pagando esta inversión fallida. "Tiene un patrimonio importante, pero desde 2016 no presenta el balance de sus empresas, tres. Así que suponemos que no ha ingresado nada", ha dicho el director de la publicación en TardeAR.

Durante los últimos tres años, Ortega Cano ha recibido notificaciones de embargo de su casa de Fuente del Fresno, que restauró con su expareja. La primera llegó en 2021, por una deuda de 53.000 con el ayuntamiento de la población madrileña. La segunda apareció en su puerta en 2023, con número que ascendía a los 62.000 euros después de varias gestiones con dos empresas taurinas. La tercera, relacionada con el mencionado aval.

Vuelta a los ruedos

Como decíamos, Ortega Cano ha vuelto a vestirse el traje de luces para celebrar sus 50 años de profesión. Tras siete años de inactividad, saltó al ruedo el pasado 12 de mayo en Villanueva de la Fuente para enfrentarse a un novillo ante un espectador de excepción: su hijo José María, con el que dio la vuelta a la plaza tras acabar la faena. Recibió también una placa conmemorativa que recibió orgulloso: "Soy una leyenda del toreo", dijo.

Desde su divorcio de Ana María Aldón, el diestro está completamente volcado en sus hijos. José Fernando continúa recibiendo tratamiento por sus problemas de salud mental y ya está muy recuperado mientras que Gloria Camila acaba de pasar por quirófano por un problema con sus prótesis mamarias. Han sido días muy complicados para la joven, que ha mostrado en redes sociales a su mejor enfermero: su padre.

Comentarios