La candidatura de Burillo a la FFCM denuncia presiones de la de Sobrino Magán

Burillo acusa a Sobrino Magán de "comprar voluntades" en las elecciones a la Presidencia de la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha (FFCM) y éste llevará el caso a la Justicia
En imágenes de archivo los candidatos a presidir la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha (FFCM), Pablo Burillo y Teodoro Sobrino Magán
photo_camera En imágenes de archivo los candidatos a presidir la Federación de Fútbol de Castilla-La Mancha (FFCM), Pablo Burillo y Teodoro Sobrino Magán

El presidente en funciones de la Federación Española de Fútbol en Castilla-La Mancha y candidato a la reelección, Pablo Burillo, ha acusado a la candidatura alternativa, encabezada por Teodoro Sobrino, de intentar "comprar voluntades" tras el proceso de elección de asambleístas previo a elegir nuevo presidente; una acusación con la que Sobrina ha respondido asegurando que presentará demanda judicial.

Primero era Burillo quien en un comunicado aseguraba que la candidatura de Sobrino están procediendo a llamar a miembros de la nueva asamblea y representantes de clubes, entrenadores, jugadores y árbitros, llamadas "con el claro fin de desestabilizar al equipo" de su candiatura.

Asegura que se trata de "una compra de voluntades, lo que supone un claro acto de corrupción y atentado contra la libertad de elección".

"Desde el respeto, la educación y paciencias que los asambleístas de esta candidatura han mantenido en todo momento durante el proceso electoral, aquellas personas presionadas no tendrán duda en exponerlo a la opinión pública", asevera Burillo.

Entiende que esta forma de proceder "ocasiona perjuicio en todos los estamentos del fútbol castellanomanchego.

SOBRINO ALEGA QUE BUSCA APOYOS

La respuesta de Teodoro Sobrino viene a explicar que las llamadas que Burillo circunscribe a "presiones" no son sino contactos como candidato a presidente de la federación que tiene ahora que recabar apoyo de los 70 asambleístas, quienes ahora tienen que "apoyar libremente la candidatura que consideren oportuna".

"Entendemos que es una obligación de nuestra parte dar a conocer nuestro proyecto; y es un derecho para los asambleístas el conocer las líneas y programas que se quieren desarrollar en la próxima legislatura en el caso de que esta Candidatura resulte elegida. Nadie, tampoco el señor Burillo, puede privar de ese derecho a los asambleístas a los que con todo el respeto nos hemos dirigido y a los que hemos solicitado su apoyo", asegura.

Las acusaciones de Burillo y su equipo son para Sobrino de una gravedad que "no se puede dejar pasar", y se corresponden al "nerviosismo de Burillo al no poder presentarse a la reelección", toda vez que no fue elegido asambleísta en la primera manga.

"Desde esta candidatura simplemente solicitamos a todos los asambleístas electos que escuchen todas las alternativas que se presenten para la elección del nuevo presidente", zanja el comunicado.

Comentarios