Un total de 400 viajeros de Cuenca y Albacete estrenan el nuevo Avlo S-106 de Renfe

El precio que han pagado estos primeros usuarios va desde menos de nueve euros que han pagado los más previsores hasta los 50 que han tenido que abonar otros que no han tenido más remedio que comprarlo en el último momento
Un total de 400 viajeros de Cuenca y Albacete estrenan el nuevo Avlo S-106 de Renfe
photo_camera Un total de 400 viajeros de Cuenca y Albacete estrenan el nuevo Avlo S-106 de Renfe

Un total de 400 viajeros de Cuenca y Albacete han estrenado este martes los trenes Avlo de la serie S-106 que Renfe pone en servicio desde este martes 21 de enero. Se trata de un AVE 'low cost' de última generación, con capacidad para 507 pasajeros, que permite al operador incrementar su oferta semanal.

El precio que han pagado estos primeros usuarios va desde menos de nueve euros que han pagado los más previsores hasta los 50 que han tenido que abonar otros que no han tenido más remedio que comprarlo en el último momento. El primer S-106 ha llegado a la estación Fernando Zóbel de Cuenca con puntualidad máxima, a las 10.34 horas.

En esta primera parada conquense se han subido en torno a una decena de personas, pero los doce coches venían ya prácticamente llenos de Valencia, punto de partida de este primer convoy. En total son 270 los primeros viajeros conquenses de los recién estrenados trenes de Renfe.

En este nuevo modelo hay filas de asientos de dos y tres pasajeros, ligeramente más estrechos, pero abatibles y con reposapies, dejando espacio suficiente para estirar las piernas. No hay pantalla en el frontal de los asientos ni cafetería, pero hay distribuidas en el tren varias máquinas de vending con patatas, agua y refrescos.

En los monitores de los vagones se puede ver el recorrido del tren y la velocidad, que alcanza puntas de 300 kilómetros por hora. En el tren hay espacios reservados para carritos de bebé y para personas con discapacidad, que también tienen a su disposición baños adaptados.

El Avlo S-106 ha llegado a la estación de Chamartín-Clara Campoamor de Madrid a las 11.44 horas, seis minutos más tarde de lo previsto, un retraso que se ha producido debido a que han tenido que ceder el paso a otro operador cuando el tren pasaba por Atocha, según ha explicado Juan Manuel Yerves, gerente del corredor el corredor Madrid-Levante, tras recibir en el andén de Chamartín a los medios de comunicación que han participado en este primer viaje.

Renfe implanta la serie S-106 en sustitución los trenes Alvia de la relación Castellón-Gijón, que desde este martes hacen parada en Cuenca capital, y en los diez servicios de Murcia, Alicante y Valencia con destino Madrid que pasan por la estación Fernando Zóbel. Su capacidad permite aumentar la oferta comercial en un 41%. Yerves ha explicado que estos trenes Avlo mantendrán unos precios similares a pesar del incremento tanto de velocidad como de capacidad.

Comentarios