lunes 17/5/21

777 ¡Tenemos un ganador!: La historia de los slots

La historia de los slots está intrínsecamente arraigada a la historia de los casinos, sean estos los tradicionales físicos o las alternativas virtuales que la era de la información ha posibilitado
casino online
777 ¡Tenemos un ganador!: La historia de los slots

Ningún juego de casino es al mismo tiempo tan popular, entretenido, diverso y accesible como los slots o máquinas tragaperras. Hoy en día es sumamente fácil encontrar muchos casinos online que ofrecen la oportunidad de jugar slots gratis desde el navegador web, también conocidos en España comúnmente como máquinas tragaperras. Sin embargo, ha sido un camino más o menos largo el que nos ha llevado hasta aquí, y la historia de los slots está intrínsecamente arraigada a la historia de los casinos, sean estos los tradicionales físicos o las alternativas virtuales que la era de la información ha posibilitado.

Imaginar la invención de los slots tal vez no resulta tan emocionante como el invento reciente de los huevos con sabor a trufa y jamón, pero esto se debe más a que, hoy día los aceptamos como una realidad innegable del mundo moderno. Pero el hecho es que los slots marcaron un hito en todos los establecimientos de apuestas del mundo.

Las primeras maquinas que se reconocen como precursoras de los slots se originaron a finales del siglo XIX en los Estados Unidos. Se debate cuál de las siguientes dos realmente llegó primero, pero sea cual sea la respuesta de esa incógnita, la Liberty Bell y la máquina del póker fueron los dos primeros slots de la historia. El mecánico de San Francisco, Charles Fey inventó la primera en 1887 o tal vez 1895, y presentaba tres rodillos con cinco diseños que giraban al introducir una moneda y bajar la manivela. Por otro lado, en Brooklyn se inventó la máquina de póker en 1891 y era un juego de cinco rodillos donde el objetivo era obtener una mano ganadora para, idealmente conseguir el mayor premio posible: una cerveza o tal vez un puro. Ambas utilizaban símbolos extraídos de las cartas, como los corazones y los diamantes. Estos dos inventos resultaron extremadamente populares, y para comienzos del siglo XX ya se encontrarían versiones distintas pero similares en muchos bares de los Estados Unidos.

Como la legislación americana siempre ha tenido una relación bastante turbulenta con las apuestas, las máquinas tragaperras no pudieron esparcirse con tanta facilidad. Surgieron máquinas de slots cuyos premios no serían dinero, ni cigarros ni alcohol, sino comidas y golosinas, todo para burlar las regulaciones. En los años 30 surgen los Trade Stimulators, que pagarían las ganancias del jugador usualmente con chicles. Esto no resulta tan emocionante como los premios en metal que hasta los slots gratis ofrecen hoy en día, pero debemos reconocer la inmensa contribución de estas máquinas: además de mantener vivo el interés por los slots, también introdujeron la iconografía clásica de los juegos con los símbolos de cerezas, campanas, melones, otras frutas y el BAR, que en realidad es un acrónimo para Bell-Fruit Gum Company.

Los comienzos de los slots como fenómenos masivos de los casinos, vienen ligados al comienzo de Las Vegas como paraíso del juego y las apuestas. En los 40 y 50 explota la industria de los casinos en Las Vegas y junto a ellos los slots. Aunque inicialmente se utilizaron para distraer a las esposas de los jugadores de ruleta, póker y blackjack, las ganancias de los slots pronto igualarían y luego superarían a los demás juegos de los casinos. En 1963 sale al mercado la Money Honey, que es la primera máquina de slots electromecánica. Esta máquina de slots era, internamente, un aparato muy complejo. Sin embargo, para los jugadores significó un emocionante desarrollo pues era capaz de pagar grandes cantidades de dinero en premios pues las monedas se almacenaban en tubos internos dentro de la máquina. El éxito de la Money Honey significó la adopción general de los slots electromecánicos en los mejores casinos del mundo.

Estamos llegando a la era electrónica, de la computación y el transistor. Eventualmente, las tecnologías más avanzadas del momento alcanzarían a los slots, y en los 70 llegarían las máquinas de videoslots que desecharían las tecnologías más toscas de la electromecánica. Estas serían máquinas programadas y es aquí cuando por primera vez entra el concepto de generadores de números aleatorios, herramienta computacional que funciona asignándole una probabilidad a distintos resultados numéricos.

La programación, la generación de números aleatorios y las tecnologías de visualización, permitirían desarrollar los slots modernos que encontramos en todos los casinos del mundo, hasta con pantallas múltiples. Pero el desarrollo reciente más interesante de los slots no ocurre en los casinos físicos. Con el Internet y la digitalización de los servicios y el entretenimiento, surgen en el mundo miles de casinos online que pueden ser accedidos desde cualquier parte del globo y ofrecen una inmensa cantidad de juegos. En ellos, conseguiremos decenas de slots virtuales de distintas temáticas y con oportunidades de ganar a lo grande. Uno de los desarrollos recientes es la posibilidad de jugar gratis con bonificaciones ofertadas por los casinos en línea, pero siempre con la posibilidad de ganar dinero real.

La tecnología de los slots ha evolucionado con los avances, las necesidades y las limitaciones del hombre. Tal vez en cien años una misma retrospectiva de este tema sirva también para resumir nuestra propia historia.

Comentarios