Agreden a un guardia civil delante de sus hijos: "Te conocemos, agente de mierda"

El agente, que se encontraba fuera de servicio, fue agredido por un grupo de jóvenes en el recinto de la Pinilla de Tomelloso (Ciudad Real) cuando él, su mujer y sus hijos y su compañero trataban de pasar por el medio del grupo
Muere un joven atrapada entre su coche y una pared en Torralba de Oropesa (Toledo), Guardia Civil, patrulla, agente, accidente, detenido, asesinato, cadáver, violencia de género, reyerta, 
photo_camera Agreden a un guardia civil delante de sus hijos: "Te conocemos, agente de mierda"

La Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC) ha denunciado la agresión que sufrió hace unos días un agente del Puesto Principal de Tomelloso (Ciudad Real) cuando caminaba de paisano, acompañado de su mujer y sus hijos y otro compañero.

Según ha informado la AEGC en un comunicado, el agente, que se encontraba fuera de servicio, fue agredido por un grupo de jóvenes en el recinto de la Pinilla cuando él, su mujer y sus hijos y su compañero trataban de pasar por el medio del grupo, increpándolos con frases como “qué cojones haces pasando por ahí, la calle es nuestra”, a lo que el agente les contestó, tras identificarse como guardia civil, que tan solo pasaba por ahí.

La respuesta que recibió, según la AEGC, fue un fuerte puñetazo por la espalda que lo tumbó en el suelo y quedó desorientado, momento que aprovecharon los jóvenes para continuar golpeándolo a pesar de que su mujer les gritaba que era guardia civil mientras trataba de levantarlo.

La AEGC ha considerado que, a pesar de que el agente estaba fuera de servicio y por tanto no iba de uniforme, los agresores fueron conscientes en todo momento que a quien estaban golpeando era a un miembro de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado porque se había identificado y porque ellos mismos le gritaron que “te conocemos agente de mierda que ahora no vas vestido”.

Para la AEGC se trata de una agresión a un agente de la autoridad, cuya pena conllevaría una condena más grave si se tuviera la consideración de autoridad como lo tienen otros profesionales.

Además, para esta asociación, la agresión, "como todas" las que han sufrido los agentes, "debería hacer al Ministro del Interior recapacitar sobre su rechazo a declarar esta profesión como profesión de riesgo".

"No es una reclamación que suponga un incremento salarial, se trata de tener voluntad por poner freno a una situación que se está alargando demasiado en el tiempo", ha concluido la AEGC.

Comentarios