El BM Alarcos juvenil, recibido en el Ayuntamiento de Ciudad Real por su bronce nacional

El primer edil ha definido a este equipo como "una generación espectacular, que nos han hecho a todos recuperar la ilusión y ver que la cantera de Ciudad Real está a primerísimo nivel y que tenemos por delante un futuro muy prometedor"
El BM Alarcos juvenil, recibido en el Ayuntamiento de Ciudad Real por su bronce nacional
photo_camera El BM Alarcos juvenil, recibido en el Ayuntamiento de Ciudad Real por su bronce nacional

El equipo juvenil del Balonmano Alarcos ha acudido este lunes al salón de plenos del Ayuntamiento de Ciudad Real, donde el alcalde, Francisco Cañizares; el concejal de Deportes, Pau Beltrán, y la concejal de Familia, Milagros Calahorra, han felicitado a jugadores, entrenadores, directiva y familiares por la reciente medalla de bronce conseguida en la fase final del Campeonato de España.

El primer edil ha definido a este equipo como "una generación espectacular, que nos han hecho a todos recuperar la ilusión y ver que la cantera de Ciudad Real está a primerísimo nivel y que tenemos por delante un futuro muy prometedor".

Tras dar las gracias al club, al cuerpo técnico y a las familias por el notable esfuerzo que hay detrás de ellos, Cañizares se ha dirigido a los jugadores porque "seguro que de ellos vamos a seguir oyendo muchas cosas en los próximos años, unos llegarán a más nivel y otros a menos, pero a todos les quedará el enorme recuerdo de estos años, compitiendo juntos y consiguiendo éxitos colectivos extraordinarios. Son una familia que en Ciudad Real nos han hecho sentirnos muy orgullosos".

Según ha informado el Ayuntamiento en un comunicado, del futuro precisamente ha hablado el que ha sido entrenador de este equipo en prácticamente todas las categorías hasta llegar a juvenil, Juan Pablo Marciel, que ha recordado que "el plan con estos chicos era formar la mayor cantidad posible de jugadores para el primer equipo, ojalá todos tengan cabida, alguno igual tiene incluso sitio en plazas mayores, así que muy orgulloso de todos los chicos, del trabajo que han hecho, del esfuerzo que han hecho sus padres y sus familias. Ha valido la pena y espero que siga valiendo la pena".

Los jugadores, por su parte, se mueven entre la alegría por un éxito irrepetible y la tristeza por cerrar una etapa tan bonita como es la juvenil, según ha explicado el capitán, Gonzalo Astilleros. "Me da pena porque más que un equipo somos una familia, somos todos amigos, nos llevamos súper bien, pero despedirnos así da gusto", ha señalado.

Comentarios