Opinión

Con China en el horizonte

Cuando la pandemia parecía un mal recuerdo, cuyas consecuencias económicas seguimos pagando, China vuelve a traer el Covid al presente. Y otra vez idéntico secretismo y el riesgo de que los contagios se extiendan por doquier.

Resulta paradójico que, por los vetos impuestos a las investigaciones internacionales, a estas alturas sigamos sin saber el origen del virus. Si el transmisor fue el pangolín o se creó en un laboratorio. Lo que sí es cierto es que China cerró sus fronteras para protegerse de los virus occidentales y ahora protestan y amenazan porque Estados Unidos y Europa exijan a sus ciudadanos la prueba de haber sido inmunizados o un PCR.

Aunque el certificado de vacunación sirva para poco, en este caso, porque una de las razones de los millones de infectados es la falta de efectividad de la vacuna china. Pero las cancillerías occidentales tienen miedo de irritar al líder máximo, Xi Jinping, y que este se eche más aún en los brazos de Putin.

El déspota ruso, que no da puntada sin hilo, se apresuró el pasado viernes, en una vídeo llamada con Xi, a elogiar la resistencia de sus dos paises a las "presiones occidentales", le convocó a un encuentro en Moscú en primavera, donde Putin pretende reforzar la "cooperación militar". Es decir quiere armamento chino. Y con estos mimbres vamos a entrar en el 2023. Pero, el año que hemos dejado atrás, con la invasión de Ucrania y las secuelas terribles de la guerra, sólo puede dar una oportunidad a la esperanza.

Así que, miremos de puertas adentro y celebremos que, justo antes de las campanadas, los nuevos miembros del Tribunal Constitucional juraron su cargo ante el Rey y que, al menos, la institución garante de la Carta Magna ha superado el bloqueo. Miremos también con optimismo las elecciones municipales y autonómicas de mayo, donde los ciudadanos, hartos de la bronca política, van a tener en sus manos penalizar a los que consideren responsables.

Arrancamos el año con una inflación más moderada y las amenazas de recesión que pesaban sobre la economía no se han cumplido.

Vamos pues a apostar, y seguro que así lo han hecho al brindar con las uvas de la suerte, porque este año que ahora comienza funcione, esta ve si, la ayuda a las familias más desfavorecidas, que siga creciendo el empleo, y que se controle el encarecimiento de los precios de los alimentos. ¡Mucha suerte a todos y feliz 2023!

Comentarios