Opinión

¿Memez histérica?

Twitter, ahora X, suele ofrecer una imagen desoladora de la inteligencia humana, o, cuando menos, de la inteligencia humana de sus habituales usuarios, reducida en su capacidad de análisis e ideación al asfixiante espacio de las contadas líneas de escritura que permite. Así y todo, podría X, en teoría, invitar a la síntesis, pero ésta es una capacidad de la inteligencia que no suele visitar, por no ser bienvenida, esa red social.

Un caso paradigmático de ese vacío es el protagonizado por un tal Antonio Membrilla, un ciudadano que, pese a tener estudios, o por tenerlos sin un adecuado aprovechamiento, se creyó un día en la necesidad de poner un tuit en el que se burlaba de la Memoria Histórica mediante un retruécano que le debió parecer el colmo de la ingeniosidad: "Memez Histérica", la llamó, y se quedó tan a gusto. La cosa podría haber quedado ahí, en Twitter, como tantas y tantas estupideces que se arrojan en ese contenedor, de no haber sido por la ocurrencia de la Diputación de Granada, digna de X también, de nombrarle nada menos que director del Patronato que se ocupa de mantener viva la llama votiva de esa Memoria en uno de sus espacios más simbólicos, la casa natal de Federico García Lorca.

Lo primero que hace la gente cuando le ofrecen una sinecura es borrar deprisa y corriendo sus comprometedores tuits del pasado, pero éste Antonio Membrilla o no tuvo tiempo o le parece la cosa más natural del mundo seguir pensando (?) lo mismo, que la Memoria Histórica es una Memez Histérica. El caso es que ese fruto de su numen creador, que no era tan del pasado, sino de 2020, seguía ahí, y al conocerse su nombramiento a dedo ha sido tan grande la consternación general y el escándalo, que el que no ha podido seguir, ni desembarcar siquiera, ha sido él. Ha renunciado, no sé si vía twitter o cómo.

En todo caso, la Diputación de Granada, regida por el Partido Popular, ha ultrajado la Memoria del poeta, que contiene la memoria de la Nación, de la manera más vil, tildando de memos con su nombramiento a quienes recuerdan al genio granadino, español y universal brutalmente asesinado. Por una vez, Twitter, conservando uno de los desperdicios que se le echan, ha sido de alguna utilidad.

Comentarios