Opinión

¿Fue casualidad?

El pasado día 22 de Marzo hubo dos acontecimientos importantes en España. Los dos no tenían nada en común y se celebraban a...

El pasado día 22 de Marzo hubo dos acontecimientos importantes en España. Los dos no tenían nada en común y se celebraban a cientos de kilómetros de distancia y de alguna manera ambos se eclipsaron, se hicieron sobra el uno al otro.

Como ya habrá deducido el lector, me estoy refiriendo al partido de fútbol entre el Barcelona y el Real Madrid, “el partido”, no necesita más calificativos. El otro acontecimiento era unas elecciones al Parlamento de la Junta de Andalucía. Quiso el destino que se celebraran el mismo día y a la misma hora, ¡o tal vez no! Lo ciento es que aunque las elecciones duraban toda la jornada, su momento “prime time” o de máxima audiencia, era al cierre de los colegios electorales y la publicación de los primeros resultados, entre las 21 y las 23 horas, justo y coincidiendo con la disputa del “partido”.

Millones de españoles intentaban seguir ambos acontecimientos y los dos se contraponían. Ninguno brilló con luz propia por culpa del otro. El “partido” fue el más descafeinado de los últimos tiempos, no por no tener emoción y que el Real Madrid, con su derrota, le sirviera la liga en bandeja al Barcelona, o tal vez no. Los resultados de las elecciones, aunque solo afectaban a una región de España, han querido ser vistos por alguno, como el reflejo de lo que pudieran ser las próximas elecciones municipales y autonómicas a celebrar el próximo mes de Mayo, y más lejos en el tiempo, las elecciones generales, previsibles para el mes de Noviembre.

Tampoco estas brillaron con luz propia a pesar de la sorpresa que supuso que la Candidata por el PSOE, revalidara su mayoría simple, a pesar de lo que está ocurriendo en Andalucía.

Quizás nos hemos acostumbrado ya, a la cruda realidad, a la patética estampa de ver cada día como se anuncia la detención de una serie de personajes, que ocupan o han ocupado puestos de responsabilidad en el gobierno andaluz. Escalofriante la cifra de imputados, o investigados, como ahora se llama, es al día de hoy de unos 1000. Sí, MIL PERSONAS, lleva imputada la justicia con los diferentes casos de corrupción. Anécdota aparte, ¿se imaginan donde se podrá celebrar el juicio? Mínimo en un estadio de futbol o en un macro polideportivo. Soy ajeno a temas judiciales, pero no consigo imaginar ese macro juicio. No consigo ver desde mi ignorancia procesal cómo se podrá hacer.

Volviendo a los acontecimientos del día 22 de Marzo, no son de recibo los cosechados por ningún partido político en liza, salvo la formación de Ciudadanos. El PSOE, repitiendo candidata y con la mochila llena de casos de corrupción, es capaz de refrendar la mayoría simple con la que convocó las elecciones. Ver para creer. Inaudito en cualquier democracia, que la hubiera castigado con apenas media docena de diputados, pero aquí, en España y en Andalucía, no. El Partido Popular, comienza su carrera sabiéndose ganador de las pasadas elecciones de 2012 con 50 diputados. El dedo del líder del Partido señala a un desconocido Sr. Moreno, al menos lo es para mí, como candidato a la presidencia. El líder, Sr. Rajoy, hace campaña y promete la creación de UN MILLON de puestos de trabajo en Andalucía. ¿Cómo se le puede ocurrir eso?, resultado un tropezón de 17 diputados menos. Podemos, el partido de los que quieren cambiar la democracia española por una dictadura venezolana. Discrepo totalmente de los analistas políticos, dicen que ha sido un fracaso. ¡Un fracaso de 15 diputados!, la confianza de 590.011.-andaluces. ¿Por qué lo consideran un fracaso? ¿No será por miedo? Yo lo anuncié hace unos meses en un artículo publicado en este mismo medio y que titulaba “El miedo del señor García” Mi pronóstico se ha cumplido. Pero claro solo soy un ciudadano de los que caminan por las aceras, no soy un famoso analista de los que salen por la tele. Para mí ha sido un éxito rotundo de esta formación, al tiempo que una gran preocupación, si extrapolamos los resultados. Izquierda Unida, recibe el justo castigo a una política de devaneos anti-natura, sin más comentarios. El gran vencedor es sin duda el partido Ciudadanos. Consigue 9 diputados, partiendo de 0 y es el ganador moral de las elecciones. No se confunda el lector, ni soy simpatizante, ni he votado nunca a esta formación, pero al pan, pan y al vino, vino.

Decía al principio y tras esta larga explicación que ambos acontecimientos se eclipsaron. Ha sido tal la sombra que ni tan siquiera al día siguiente se hablaba de ambos. ¿Fue casualidad?.

Comentarios