Opinión

Posmodernidad reaccionaria

Uno de los rasgos más constantes que observamos en la derecha posmoderna es su desubicación temporal, o sea, lo rancio de su discurso.

"Chicos, los Panteras Negras echaron el cierre cuando Ron DeSantis era un niño", dice Paul Krugman en su último artículo en El País donde da noticia del giro contra la educación de la derecha ultra y estadounidense. Artículo de lectura muy recomendable: "La derecha estadounidense gira contra la educación".

Recordatorios similares habría que hacerle a Díaz Ayuso sobre su momento histórico. Aparentemente muy moderna, pocos políticos más rancios y con un discurso más viejuno.

Si allí en USA los cavernícolas hablan de los "Panteras Negras" para asustar, y de Darwin como un hereje contumaz (que viene a ser como decir que la biología y la propia vida es hereje y solo hay ortodoxia en la muerte y las armas), aquí en España (Europa) Ayuso habla una y otra vez de bolcheviques (los ve por todas partes), con el mismo objetivo y con la misma oportunidad histórica: asustar a un votante infantilizado que no sabe Historia y poner todos los obstáculos posibles a una educación pública y de calidad.

La presidenta madrileña trata a sus ciudadanos como a niños a los que hay que amedrentar y decirles, -para distraerles- que viene el tío Camuñas, no sea que se les ocurra pedir que los muy ricos también paguen impuestos.

No hace tanto y en relación con las corrupciones (en plural) del rey demérito, preguntaba retóricamente que si nos habíamos creído los españoles que todos éramos iguales ante la ley.

En esa ocasión, el regreso en el tiempo la llevó en volandas hasta un poco antes de la revolución francesa.

De alguna forma, el artículo de Paul Krugman también va dirigido a Díaz Ayuso, y ello por una razón evidente: es nuestra "trumpista" por excelencia.

En fin, que no todo consiste en renovar el armario y el vestuario, también hay que remozar las ideas para darles alguna oportunidad de coincidir y corresponderse con el tiempo histórico y el conocimiento acumulado.

Comentarios