Opinión

Libertad

Vaya plaga que le ha caído encima a la palabra libertad!

Cuando acaben de predicar y cometer insensateces elementos como Ayuso, Trump, y Putin, va a ser difícil reconocerla. Va a quedar directamente para ingresar en UCI, si es que hay camas gracias a la libertad de que no las haya.

Y es que como la libertad es una palabra pública y que concuerda con lo público (no hay mejor camino para la libertad que la cooperación y coordinación colectiva de esfuerzos y habilidades), es muy probable que, de ponerse pachucha con tanto vapuleo ultra, acabe en un servicio sanitario público deteriorado por la libertad selectiva y VIP de poder deteriorarlo.

O como titula Manuel Jabois su último artículo: "Becas para comprarse un frac", que define en una sola frase la ideología de Ayuso y el tóxico que le ha caído en suerte a esta idea de la libertad, otrora de las más dignas.

Si Feijoo no la llama al orden (tampoco lo hicieron los republicanos con Trump y aquello acabó como el rosario de la aurora), y no parece que vaya a hacerlo, una mañana de estas nos despertamos con becas en Madrid para comprar rifles de asalto.

Y sin salirnos del extremismo ideológico para ingresar en el negocio y el lucro, conviene atender al estudio de Oxford (publicado en The Lancet) del que nos informa hoy El País.

Dice la noticia que se apoya en el citado estudio:

"Un estudio de la Universidad de Oxford relaciona la privatización sanitaria con el aumento de la mortalidad evitable en Inglaterra ".

Nada extraño si tenemos en cuenta que aquí el apóstol de la libertad, cuando se lo permiten las juergas vip (donde no se admite al resto de los ciudadanos), es el inefable Boris Johnson, que para nada desmerece a esta tropa de profetas energúmenos.

Comentarios