Opinión

Anti-Ayuso

Feijoo, el cual ha pasado en un santiamén de parecer moderado a ser extremista, y que sigue a rajatabla el principio maquiavélico de que el fin justifica los medios, unas veces se declara fiel seguidor de las tesis de VOX, para que desde ese extremo tan extremoso no le llamen tibio o melindroso, y otras veces se declara su más firme opositor, si es lo que conviene a su estrategia electoral.

Igual da frío que caliente, lo que importa es pillar sillón, o en cualquier caso adaptarse al escenario y el auditorio como un camaleón.

¿Deberemos llamar a esta querencia incontrolable a agarrarse al poder, incluso antes de pillarlo y pese a quien pese, "feijooismo"? ¿Deberemos derogar el "feijooismo" antes de intentarlo con el "sanchismo", o por una simple cuestión aritmética primero va lo uno y luego lo otro?

Se va viendo además que esta variabilidad o inestabilidad de principios es fiel reflejo de lo que ocurre en su propio partido, del que se desconoce el programa o si este es conservador, neoliberal (liberal seguro que no), totalitario (como las cloacas que alumbró subterráneamente), o de extrema derecha.

Y esta variedad o variabilidad al parecer va por momentos, por circunstancias, o por barrios, o sea por regiones y comunidades autónomas. Así por ejemplo, mientras en Madrid y Valencia triunfa el ala ultraderecha del PP, y hasta VOX parece moderado comparado con Ayuso, histriónica sí pero eficaz en sus performances cavernarias (allí el auditorio se alimenta de esto), ahora en Extremadura le han dado la réplica a la presidenta ultra con la inesperada declaración de María Guardiola, que tanto la alejan de las tesis neofascistas de VOX y Ayuso.

¿Cual será el rostro verdadero del PP, el neofascista o el conservador? (Y eso si no nos preguntamos si su verdadero rostro no será al fin y al cabo y antes que nada, la corrupción y el saqueo en los que siempre ha descollado).

Pues depende de lo que dé más votos y cuele mejor en el entregado votante.

En cualquier caso siempre cabe el beneficio de la duda o la duda a secas, sin beneficio alguno.

¿Será Guardiola la anti-Ayuso del PP? ¿Habrá convencimiento en todo eso que declara como suyo la dirigente extremeña, logros progresistas que no conviene derogar, o será solo maquillaje preelectoral?

Una de cal y otra de arena. En todo caso una construcción y un proyecto endeble para un futuro que se adivina bastante más incierto que el presente.

Parecen mentira todos estos movimientos, sin duda acelerados, porque lo cierto es que aún no hemos pasado de la primera vuelta, cuyos resultados de hecho aún se están analizando, metabolizando, digiriendo.

Y al respecto de esta primera vuelta cabe preguntarse:

¿Y si hubieran sido varios presidentes autonómicos del PSOE, de la barra felipista-guerrista, los que hubieran impulsado el crecimiento de VOX dando apoyo subliminal o abierto a sus tesis, y no el gobierno de Sánchez implementando medidas en gran parte sociales?

Comentarios