miércoles 20/1/21

Los sueldos de los políticos

Es la eterna queja, sobre todo para los que practican el populismo. Creer que los políticos cobran mucho es algo tan extendido que devalúa la ...

Es la eterna queja, sobre todo para los que practican el populismo. Creer que los políticos cobran mucho es algo tan extendido que devalúa la profesión a marchas forzadas, y más cuando se relaciona directamente con el segundo problema de los españoles después del paro: la corrupción y el fraude. En vísperas de conocer las cifras de los sueldos de los políticos españoles que se publicarán en los Presupuestos Generales del Estado, pongamos ‘los puntos sobre las íes’ para no caer una vez más en este argumento fácil para la queja.

Según un estudio de la escuela de negocios EADA, el salario medio de los directivos de las empresas es de 75.000 euros anuales, mientras que para los mandos intermedios es de 37.700 euros.¿Saben cuánto cobra el presidente del Gobierno? Precisamente lo mismo que el salario medio del director de una empresa en España: 75 mil. Respecto a los alcaldes de las capitales de provincia, los sueldos están en torno a los 50-60 mil euros.

En general son cifras moderadas, de hecho en esos términos es imposible que alguien con gran experiencia en el sector privado de las finanzas, la construcción o la cultura se sienta atraído por encabezar un proyecto político. No compensa por mucha vocación que tenga. Lo fácil es decir que “quién pillaraesos sueldos” que he tenido la osadía de adjetivar como ‘moderados’; pero pongámonos en la piel de una persona que encabeza una lista de unas elecciones –con la incertidumbre que ello conlleva-, los ciclos políticos de 4 años similares a un contrato por obra y servicio, la responsabilidad y presiones del cargo las 24 horas del día y los 7 días de la semana, la dificultad de conciliación de la vida familiar, etc.

Derrotado el falso mito de que los políticos con cargos de responsabilidad que salen diariamente en los informativos cobran mucho, hay dos aspectos que sí justifican el cabreo que nos corroe a todos cuando se habla de sueldos de la clase política: que siempre son los mismos, y los asesores y cargos a dedo tan prescindibles.

Castilla-La Mancha no es precisamente un prototipo de regeneración democrática en cuanto a políticos casi vitalicios y a dedazos se refiere. El nombramiento como altos cargos de Rajoy a ex consejeros de Cospedal, las decenas de asesores/amigos de Page que reciben un sueldo al que no podrían aspirar si entraran en el mercado laboral o el nuevo subdelegado de Gobierno en la Región nombrado inútilmente a 3 meses para las elecciones generales, son sólo algunos ejemplos.

Pero ya hay políticos que están cambiando la dinámica, aunque sólo sea porque de lo contrario son castigados en las urnas. Que la Comunidad de Madrid haya eliminado el Consejo Consultivo ahorrándose 2,3 millones de euros/año y mandando al paro a los ex presidentes Joaquín Leguina, Alberto Ruiz-Gallardón e Ignacio González es todo un soplo de aire fresco. Si queremos que un político cumpla con su deber, su sueldo está justificado; pero nada de vivir de la política toda la vida. Porque el contribuyente no perdona cuando se juega con su dinero.

Comentarios