jueves 26/11/20

Page nos tenía malacostumbrados

Hoy -por el sábado pasado- he visto a Page en la Catedral de Toledo, y tengo que reconocer que he sentido un cierto sentimiento de afecto. Nunca ...

Hoy -por el sábado pasado- he visto a Page en la Catedral de Toledo, y tengo que reconocer que he sentido un cierto sentimiento de afecto. Nunca pensé que echaría de menos al exalcalde de Toledo; porque, vaya por delante, nunca le he votado. De hecho, no lo hice ni en el año 2011 cuando elhasta entonces alcalde de Toledo, mejoró los resultados de los anteriores comicios a pesar de la corriente ‘antizapateril’ que afectó a prácticamente a todas las candidaturas socialistas a los ayuntamientos. Así que, sin crear sospechas partidistas,puedo decir por qué he sentido casi melancolía al verle meses después de las elecciones.La razón es porque Emiliano García-Page ha sido el alcalde de todos los toledanos: los que le votaban y los que no. Se agradecía. Esto, que siempre se dice con mucha facilidad en las campañas electorales, no suele aplicarse en la práctica.

Y me explico. Antes mediante correos electrónicos, y después gracias a las redes sociales, había un tal Emiliano que contestaba a la mayoría de los mensajes constructivos –insultos aparte- que le llegaban por parte de los toledanos. Las respuestas podían ser las deseadas o no por el remitente, pero señores… ¡respondía! De hecho esa forma de relacionarse ‘virtualmente’ con el ciudadano contagió también a algunos de sus concejales, rompiendo el mito de que las redes sociales son sólo para los jóvenes.

Es verdad que con el fondo de las políticas de un alcalde nunca se puede tener contento a todo el mundo porque se entraría en el debate ideológico; pero en las formas de hacer política sí que se puede llegar incluso a esa parte del electorado que no te ha votado. Tal forma de actuar siempre será catalogada de ‘populista’ por algunos; pero esos son los que no se preocupan en hacer escritos o tweets con sugerenciasconstructivas a sus políticos, sino que prefieren desahogarse en la barra del bar.

No sé qué hará la nueva alcaldesa de Toledo (también del PSOE) con los mensajes que le llegan por Facebook de toledanos que se ofrecen a colaborar por el bien de la ciudad y que se quedan sin responder. O si leerá los tweets constructivos de aquellos que se toman la molestia de aportar ideas. Page nos tenía malacostumbrados. De hecho, como presidente de la Junta sigue contestando a correos electrónicos y mensajes por las redes sociales (véase su cuenta de Twitter donde interactúa con quien se dirige a él con respeto).

Seguro que en la Ciudad Imperial esta semana pasaremos del “Pacto de Toledo por el río Tajo” al “Pacto de Toledo por el POM”, después de la sentencia del Tribunal Constitucional al respecto. Otro pacto para salir en los titulares de la prensa o colocarse en la foto a última hora de las manifestaciones; pero poca participación ciudadana que cuente tanto con técnicos expertos,como con las buenas ideas que salgan de los ciudadanos. El toledano de Tolónes incluso más participativo que el toledano de Page porque en estos años ha crecido el interés por la política. Por el bien de Toledo, esperemos que la nueva alcaldesa siga los pasos de su mentor. Cercanía, por favor.

Más información en vídeos 
Comentarios