jueves 21/1/21

Empieza a construir, luego ya veremos

A los de mi generación nos pilló con el chupete puesto; pero cuentan que en la definición del modelo de campus que tendría la futura ...

A los de mi generación nos pilló con el chupete puesto; pero cuentan que en la definición del modelo de campus que tendría la futura Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM), se desencadenaron controversias focalizadas entre Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo (Guadalajara no entró en el debate debido a su proximidad con Alcalá de Henares). Para atraer la cabecera universitaria -lo conocido como Rectorado- se puso sobre la mesa razones históricas recordando que sólo Toledo, Almagro y Sigüenza tenían unos claros precedentes universitarios que habían concluido en el primer tercio del siglo XIX. Pero no era momento de romanticismos. Eran tiempos de acuerdos políticos para contentar a todas las provincias, dentro de una recién creada Comunidad Autónoma que era incapaz de frenar ciertos recelos entre la población.Finalmente Ciudad Real se quedó con el Rectorado de la UCLM, y Albacete fue premiado con el mayor trozo del pastel en el reparto de titulaciones universitarias.

Así, en el año 1985 se configuraba un campus disperso en el que Toledo no podía quejarse porque ya le habían dado la capital la región, y a Cuenca le consolaron con el caramelo de la presidencia de la nueva Caja de Castilla-La Mancha unos años después (1992). Mucha política, poco sentido común. Se pretendía dar vida universitaria a ciudades como Ciudad Real y Albacete, pero sin un modelo claro. Al no tenerestas ciudades la esencia universitaria de siglos atrás de las nombradas Toledo, Almagro y Sigüenza, la UCLM perdió la oportunidad de diferenciarse del resto de ofertas universitarias de España en ‘algo’. No supo ver que era el momento de hacer en estos campus de la UCLM‘ciudades del conocimiento’con postgrados (véase la universidad de Stanford en la región Silicon Valley de California), que prácticamente se autofinanciaran con el talento exterior (nacional e internacional).Pero sólo se optó por intentar “ofertar lo mismo que Madrid”, para lo cual había que habilitar y construir nuevos edificios. Era mejor hacer uso de ese chascarrillo que usan los políticos de nuestro país para tener contentas a las administraciones de “empieza a construir, luego ya veremos”.Ladrillo y ladrillo, sin planificación.

Para ilustrar esta situación comparto mi caso personal en el que, cuando decidí qué ingeniería quería estudiar, me escribieron desde Ciudad Real para que yo la estudiara allí. El toledano que escribe, puso en una balanza a un lado Madrid, y a otro Ciudad Real. La titulación en Ciudad Real no ofrecía nada distinto que no fuesen unos edificios más modernos por lo que, atendiendo a cuestiones de proximidad, opté por estudiar en la región vecina. De hecho, al acabar la carrera opté por hacer el postgrado en Madrid, donde tuve la oportunidad de tener experiencias internacionales. Ese sí es el modelo que la UCLM necesitaseguir para ser una universidad puntera (hoy ocupa el puesto 738 de las 1000 mejores universidades del mundo gracias a muchos avances en investigación y en calidad de docencia).

Esta semana hemos conocido que el Ayuntamiento de Toledo ha cedido a la UCLM unos 44.000 metros cuadrados para ampliar hacia el sur el Campus Tecnológico de la Fábrica de Armas. El camino para las ‘ciudades conocimiento’ llega a Toledo: que el talento de aquí interactúe con el de allí. Toledo es una ciudad con unas condiciones de belleza, historia y prestigio (turístico), que puede seducir a mucho talento internacional para hacerla mejor ytambién para que aumente su prestigio internacionaltambién gracias a la universidad. Pero no volvamos a caer en eso de “empieza a construir, luego ya veremos”. No sería bueno que se le entregara un ‘cheque en blanco’ a la Escuela de Arquitectura como parece que dicen,y desaprovechar la oportunidad de fomentar una educación superior y de investigación en las áreas de Humanidades, Arqueologíay Medio Ambiente. La historia nos debería de servir, al menos, para aprender de nuestros errores.

Comentarios