jueves 26/11/20

El anuncio de los 100 días de Tolón

"Estamos manejando dinero público, y el dinero público no es de nadie". Recuerdo perfectamente cómo una mañana de sábado de mayo de 2004 ...

"Estamos manejando dinero público, y el dinero público no es de nadie". Recuerdo perfectamente cómo una mañana de sábado de mayo de 2004 en la televisión de una cafetería madrileña aparecía la frase anterior entrecomillada. Abandoné la conversación que tenía con unos amigos acerca de la Liga que acababa de ganar el Valencia de Benítez, y me quedé petrificado. No daba crédito. La autora de la frase era Carmen Casero, la ministra de Cultura del recién inaugurado gobierno de Zapatero. Ese gobierno que poco después iba a negar la mayor acerca de la galopante crisis económica que se nos avecinaba a los españoles, con tal de asegurarse ganar otras elecciones. Yo ya había empezado a cotizar con trabajos esporádicos para poder comprarme unos vaqueros americanos y al leer aquella frase pensé para mis adentros: “¿qué narices hacen estos políticos con nuestro dinero?”. A partir de ese día ya no abro los periódicos por la sección de los deportes. Había vivido demasiado tiempo anestesiado.

El pasado miércoles tuve un déjàvu. Cerveza en mano en la barra de una cafetería, una conversación acerca de los defectos y virtudes de Rafa Benítez como entrenador se vio interrumpida al aparecer en la televisión un rótulo del titular de una noticia: “Tolón celebra sus 100 días en el Ayuntamiento de Toledo con el anuncio de una bajada de impuestos”. Esta vez en voz alta, exclamé: “¡dejen de jugar con nuestro dinero, por favor!”.

Por supuesto que no tengo nada en contra de la bajada de impuestos, de hecho es la filosofía que hay que aplicar cuando se quiere favorecer el poder adquisitivo de la población; pero sobre todo, para fomentar la innovación y la aparición de emprendedores que puedan crear pequeñas y medianas empresas. Que se lo digan a los autónomos de este país que trabajan sin posibilidad de tomar nuevas iniciativas ni contratar a nadie en sus negocios. Con quedarse como están –los que pueden- tienen suficiente.

Pero volvamos a los 100 días de Tolón. Según dice el Ayuntamiento, en 100 días ya han realizado 20 pequeñas actuaciones con un gasto de 1.300.000 de euros. Teniendo en cuenta que con la medida recientemente anunciada de la bajada de los impuestos se dejaría de ingresar 400.000 euros, y que el balance de ingresos-gastos que ha presentado el Ayuntamiento en los últimos años es ‘comido por servido’ (se ingresa igual que lo que se gasta, dejando al margen los más de 50 millones de euros de deuda municipal), me pregunto si en el sótano del Consistorio han montado una máquina para hacer billetes de 500 euros. Porque a mí me han enseñado que ‘uno más uno son dos’, y no me salen las cuentas.

Ante tanto despilfarro, el equipo de Tolón sólo ha prescindido del sueldo de 56.000 euros del segundo gerente de la EMV, así como de las dietas de los consejeros de la EMV que fueron eliminadas a petición de Ciudadanos (aunque parece que tanto Ganemos como el PP se apuntaron también el tanto de proponerlo). Hablando del PP, no he visto a Labrador pidiendo la reducción a la mitad de los asesores municipales y del 90% de la asignación a grupos políticos que contemplaba en su programa electoral. Será porque ya tiene colocadita a su gente y no es plan de dejarles sin sueldo.

No se puede volver a cometer errores del pasado que, ante un tímido crecimiento económico, a las Administraciones Públicas les dé por gastar y gastar sin ninguna política económica de ahorro. Que hace 10 años un político nos dijera que se iban a bajar los impuestos sin más,daba votos; pero como ya nos sabemos el cuento del ‘pastor mentiroso y el lobo’ vivimos en unos tiempos en los que queremos saber por qué se pueden bajar los impuestos. Porque el dinero público sí es de alguien: es de todos.

Más información en vídeos 
Comentarios