Opinión

Una voz discordante

Emiliano García-Page, Presidente de Castilla-La Mancha, ha dicho, para escándalo de algunos de los suyos, que no cree que Alberto Nuñez Feijóo sea políticamente "insolvente" tal y como se empeñan en cacarear desde Moncloa, Ferraz y aledaños.

Y no, Feijóo no es un político insolvente, eso es evidente. Pero, ya se sabe, que si se repite una mentira decenas de veces esa mentira termina pareciendo verdad, aunque en mi opinión, a veces las mentiras son tan burdas, tan exageradas, que descalifican a quienes las propagan.

Pero en los partidos son muy dados a los "argumentarios", y en esos "argumentarios" se hace hincapié en lo que deben de repetir sin descanso tanto sus dirigentes como militantes y periodistas afines para convertir propaganda en una seudo-verdad. Así desde la llegada de Nuñez Feijóo al frente del PP, y dado que precisamente lo que tiene es fama de ser un político cabal y solvente, con una amplia experiencia en la gestión pública, la táctica socialista consiste en repetir el "mantra" de que el líder del PP es un "insolvente".

García-Page se ha atrevido a decir en voz alta lo que piensa desatando la ira entre los que mandan en su partido que poco les falta para enviarle al "rincón de pensar". En realidad García-Page sabe que no cae bien en Ferraz y que no le hace el peso a Pedro Sánchez, que el Presidente prefiere a alguien de su estricta confianza como candidato-a, a presidir Castilla-La Mancha. Vamos, que Emiliano García-Page tiene todas las papeletas para no repetir como candidato en las próximas elecciones autonómicas.

Y es que, en este PSOE se ha hecho realidad aquello de que el que se mueve no sale en la foto. Sánchez no admite ni perdona opiniones que no sean las suyas o las que su equipo de confianza pone en circulación.

En realidad, García-Page ha cometido el error de no menospreciar al adversario político, en este caso Alberto Nuñez Feijóo. Seguro que pagará por haber dicho lo obvio.

Comentarios