Opinión

De terroristas y otras especies

No puedo estar más de acuerdo con Pedro Sánchez:"El independentismo no es terrorismo". No, no lo es, pero si lo es que hay independentistas terroristas, como puede haber terroristas de todas las ideologías y condición.

Lo cierto es que son los jueces los que tienen que determinar si ciertos hechos se pueden o no calificar como actos terroristas. Y que quieren, si repasan las imágenes que vimos por televisión cuando los partidos independentistas decidieron aprobar en el Parlament la independencia de Cataluña, convocar un referéndum de autodeterminación, desobedeciendo todas y cada una de las resoluciones del Tribunal Constitucional, lo cierto es que tanto los llamados Comités de Defensa de la República como los del Tsunami Democratic no parecían actuar como pacíficos discípulos de Ghandi.

El día en que se celebró la ilegal y fallida votación del referéndum pudimos ver en vivo y en directo comportamientos violentos por parte de grupos independentistas. Acosar a las fuerzas de seguridad, destrozar mobiliario urbano, y arremeter contra quien intentara oponer a lo que hacían. Sin olvidar el asalto, nada pacífico, al aeropuerto del Prat.

Desde luego aquellas imágenes, emitidas por todas las televisiones, de grupos de ciudadanos violentos, no fueron fruto de la imaginación. Y no, no estaban defendiendo pacíficamente su apuesta por la independencia de Cataluña.

Naturalmente que grupo de independentistas protagonizaran actos violentos no significa que todos los independentistas sean violentos ni mucho menos terroristas, pero...¡ay! Algunos al menos se comportaron de manera violenta. Y ya digo que tendrán que ser los tribunales quienes juzguen y califiquen aquellos comportamientos.

Eso sí, mientras tanto las terminales del Poder, mueven sus tentáculos para intentar desprestigiar y acogotar al juez García Castellón que viene investigando aquellos sucesos desde el 2019. Pero la Fiscalía quiere poner pie en pared y de repente nos enteramos que hay dos informes elaborados por el Fiscal Álvaro Redondo, en el primero considera que había razones para abrir una causa contra Carles Puigdemont como responsables de la violencia desatada, y en el segundo el señor fiscal opina todo lo contrario, una vez que se reunió con el Fiscal General del Estado. Sin comentarios.

Sin duda para Pedro Sánchez constituye un problema que el juez García Castellón considere que Carles Puigdemont tiene una responsabilidad directa en las actuaciones de esos grupos que, ya digo, que no eran precisamente grupos pacifistas. Así que para el Presidente, el juez García Castellón, constituye un escollo importante en el camino que ha emprendido para limpiar de polvo y paja todas las acciones llevadas a cabo por Puigdemont y los suyos. Por lo pronto el Presidente ha anunciado que está pensando modificar la Ley de Enjuiciamiento Criminal, lo que supondría acotar las actuaciones del juez García Castellón.

Es decir, si las leyes no son acordes a los intereses políticos del Gobierno se las cambia y asunto resuelto.

Ya verán como el juez García Castellón va a tener que aguantar el chaparrón de una campaña en su contra.

El meollo de todo este asunto es que para Pedro Sánchez han sido imprescindibles los siete votos de los diputados de Junts para repetir como Presidente y el precio a pagar es la amnistía. Lo que no sé es si intenta engañarse, y de paso a los ciudadanos, diciendo que la amnistía es un paso necesario para, según él, normalizar Cataluña. Pero quienes no engañan a nadie son los dirigentes independentistas que vienen asegurando alto y claro que solo tienen un objetivo y es la independencia de un territorio que consideran les pertenece en exclusiva.

De manera que la ley de amnistía no es más que un paso en despejar el camino hacia la independencia y, por tanto, la destrucción del Estado democrático al que los ciudadanos dimos el visto bueno con la aprobación de la Constitución.

¡Ah! y sus amigos de Junts deberían de tomar nota de sus últimas declaraciones asegurando que cumplirá hasta el último día de legislatura con ellos o sin ellos. Yo no tengo la menor duda. Menudo es él.

Comentarios