Opinión

La hora de Nuñez Feijóo

Todo se oscurece cuando suenan los tambores de guerra. Y hay guerras y guerras. La del PP pasa a un segundo plano después de que Vladimir Putin se haya lanzado en picado sobre Ucrania. ¡pobre Ucrania!. Pero la vida sigue y aquí, entre nosotros, la actualidad política española continúa girando en torno al PP una vez que Pablo Casado se ha visto abocado al relevo y se ha convocado un congreso extraordinario para los primeros días de abril. Y de nuevo las miradas fijas en el Presidente de la Xunta de Galicia porque hay momentos en la vida en que uno tiene que dar un paso adelante aunque le cueste. Y me parece a mi que esa es la encrucijada en que se encuentra Alberto Nuñez Feijóo.

En estos momentos es él quién tiene la autoridad y el prestigio para coger las riendas de su partido y salvarlo de la crisis irresponsable provocada por Pablo Casado, Teodoro García Egea y la colaboración especial de Isabel Díaz Ayuso.

Es evidente que Alberto Nuñez Feijóo se encuentra cómodo gobernando Galicia donde, elección tras elección, obtiene el respaldo mayoritario de sus conciudadanos y que lanzarse al ruedo en Madrid, plaza incómoda donde las haya, supone un sacrificio y afrontar la dureza de la política nacional.

Pero se supone que si uno se dedica a la política y milita en un partido, su principal obligación es el servicio público y no la comodidad personal.

Hoy por hoy Alberto Nuñez Feijóo es el mejor candidato que tiene el PP y el que le podría devolver a este partido ese punto de centralidad y consistencia que ha ido perdiendo desde la llegada de Pablo Casado y su equipo a Génova 13.

Les diré que en el PSOE que se frotaban las manos por la crisis del PP, que estaban encantados con Casado como líder de la derecha porque creían que no sería capaz de derrotar a Pedro Sánchez, sin embargo ahora no las tienen todas consigo si es que Nuñez Feijóo se hace cargo de su partido.

En primer lugar, porque Alberto Nuñez Feijóo es un político transversal que puede recuperar los votos de centro para el PP y esos son los votos que ahora mismo quiere conquistar el PSOE. En segundo lugar porque, sin duda, Nuñez Feijóo formaría un equipo de pesos pesados. Y en tercer lugar, porque no le podrían ningunear como han venido haciendo con Pablo Casado.

Por todo esto es evidente que si Alberto Nuñlez Feijóo da el paso de hacerse cargo de la presidencia de su partido, congreso extraordinario de por medio, las campañas que va a padecer serán terribles, porque desde el poder harán lo imposible por descabalgarle.

Pero a un líder se le conoce como a los buenos barcos, cuando se lanzan al mar y resisten.

Comentarios