Opinión

Un error, un grave error

Se quejan los fieles de Ayuso de que su oposición, PSOE, Podemos pero sobre todo Más Madrid, están utilizando los problemas de la sanidad pública para atacar a la presidenta. Y, añaden, que los problemas de la sanidad pública son comunes en en todo el país y no solo en las comunidades en que gobiernan los populares, que es donde la oposición organiza manifestaciones.

Tienen razón, la misma que cuando Pedro Sánchez y los suyos se quejan de que el PP les hace una dura oposición a cuenta del fiasco de la ley del “si es si”, de la ley trans o de otras de ese mismo estilo. De eso se trata, de que los partidos de oposición arremeten contra los errores del gobierno de turno intentando sacar rédito electoral de esos errores.

Vengo defendiendo que, para abordar los problemas de la sanidad pública en España, hace falta un gran pacto, un pacto tipo el Pacto de Toledo sobre las pensiones. Un pacto en el que el Gobierno de la nación no puede estar ausente. Un pacto que pase por invertir más dinero en personal sanitario, hace falta personal en todos los escalones, y hacen falta medios materiales. Y sobre todo pagar buenos sueldos, de lo contrario llegará un momento en que todos nuestros jóvenes médicos estarán cuidando enfermos en el resto de los países europeos, porque aquí los sueldos no pasan de mileuristas. En realidad eso ya está pasando, Formamos con un altísimo nivel a médicos y personal de enfermería y estos son reclamados de inmediato desde el resto de Europa donde les pagan el doble o el triple de lo que ganarían aquí.

De manera que insisto en que el problema de la sanidad pública española es global, no es de una u otra comunidad autónoma, sino de todas.

Así que, establecido esto tan elemental, a Isabel Díaz Ayuso lo que le debería preocupar no es tanto lo que repita todos los días Mónica García, su oponente de Más Madrid, o los discursos del gremio de los actores en la gala de los Goya, sino lo que piensa el común de los ciudadanos sobre el funcionamiento de la sanidad pública en Madrid.

Los dioses ciegan a los hombres que quieren perder y parece que quieren perder a Isabel Díaz Ayuso, que se ha encastillado defendiendo a su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, que está demostrando no saber encarar los problemas de la sanidad.

Decir, como dice este señor, que nuestro modelo sanitario es como el cubano es una “boutade” impresentable. El modelo sanitario español ha estado entre los mejores del mundo y ha sido la joya de nuestro Estado del bienestar. Y decir que pretende instaurar el modelo británico demuestra que, o no conoce como está la sanidad británica en estos momentos, o que muy listo no es.

Pero, además “largar” ante un grupo de militantes del PP, que quiere arreglar el problema sanitario en Madrid fomentando consultas por videoconferencia o dando más papel “médico” a las enfermeras, es una ocurrencia de aurora boreal.

Ciertamente el sistema de salud necesita más personal de enfermería, pero no para suplir a los médicos sino para cumplir con sus funciones que son muchas y que al día de hoy lo que tienen es, por falta de personal, una sobrecarga de trabajo.

En cuanto a las consultas virtuales pues que quieren, cuando uno está enfermo lo que necesita es un médico le examine a fondo y haga un diagnóstico y en su caso solicite las pruebas que estime necesarias y no consultar con el médico a través de una pantalla.

El señor Ruiz Escudero no da una, amén de estar demostrando carecer de cierto talento para andar en política.

Ignoro porque Isabel Díaz Ayudo ha decidido unir su suerte a Enrique Ruíz Escudero pero si continúa haciéndolo se hundirá con él. Porque hay asuntos opinables pero otros son objetivos y cualquier ciudadano de Madrid conoce bien los déficits en la atención primaria y de los hospitales públicos. Sin duda en Madrid no funcionan peor que en Baleares, Aragón o el País Vasco, pero la cuestión no es esa, la cuestión es que la sanidad madrileña es manifiestamente mejorable y las ocurrencias del señor Ruíz Escudero lo único que provocan es más enfado y desconcierto.

El problema de Isabel Díaz Ayuso es que se llegue a creer su propia propaganda, y piense los madrileños la van avalar porque Madrid es una ciudad abierta y simpática y porque Pedro Sánchez cae mal. Con lo listo que es Miguel Ángel Rodriguez parece mentira que no se dé cuenta del error en que está incurriendo el gobierno de Madrid.

En fin, si no rectifica su política sanitaria y cambia de inmediato a ese consejero, que va de metedura de pata en metedura de pata, la sanidad puede ser su Waterloo. Al tiempo.

Comentarios