lunes 16.09.2019

El desequilibrio financiero de las CC.AA

El modelo de financiación autonómica en España adolece de serios problemas estructurales que están condicionando de forma relevante las actuaciones básicas en algunas CC.AA. La primera pregunta que debemos hacernos ante una revisión del modelo financiero es valorar si el principio de suficiencia financiera se está cumpliendo y hasta que punto resulta adecuada la relación existente entre ingresos y gastos de la Administración Central y de las CCAA. La conclusión general es la insuficiencia de recursos de las CCAA. que deriva en un desequilibrio vertical a favor del Estado, de manera que la descentralización de los ingresos es menor que la operada en los gastos por lo que existe un déficit estructural en la financiación autonómica. Adicionalmente, si tomamos como referencia el año 2010, año en el que se produce la integración total de los recursos adicionales al Modelo, en muchas CC.AA. se ha producido una intensa caída en la recaudación tributaria, especialmente en aquellos tributos vinculados al sector inmobiliario, por lo que la estructura de tributos cedidos a las CC.AA, de fuerte carácter procíclico, no ha permitido compensar, a través de actuaciones discrecionales, el desplome de los ingresos fiscales en tributos compartidos asociado a la crisis económica. Sin olvidar que las transferencias del Modelo han experimentado un crecimiento insuficiente que no compensa la bajada en los rendimientos de los tributos del Estado. En consecuencia, se puede colegir que la adecuación del modelo al principio de suficiencia en la vertiente de ingresos no se ha conseguido aunque no está claro si es consecuencia directa del funcionamiento del modelo o se debe a que el Modelo ha desplegado unos efectos imprevistos e indeseables en una situación crítica de la coyuntura económica española.

Si enfocamos la nivelación vertical desde la perspectiva del gasto, es constatable, desde 2010, un recorte generalizado en los gastos en Sanidad y Educación a nivel del conjunto de las CC.AA., aunque con dimensiones dispares. Este ajuste se ha producido a pesar de la rigidez o, incluso, la presión al alza de este tipo de gastos que constituyen la columna vertebral de los presupuestos comunitarios. En definitiva, si comparamos los gastos en los que han incurrido las CC.AA. con los recursos procedentes del sistema de financiación, para verificar si éste ha aportado recursos suficientes para la financiación de las competencias autonómicas, podemos concluir que el sistema no ha garantizado este principio, pues la distribución de los ingresos recaudados se ha hecho dotando, proporcionalmente, al Estado de mayores recursos que a las CC.AA. para el ejercicio de sus competencias. Este efecto ha sido de cierta gravedad en algunas CC.AA donde los recursos del sistema apenas han llegado para financiar los gastos en Sanidad y Educación, y que, gran parte de esa insuficiencia estructural, se debe a una incorrecta evaluación dinámica de los costes de la sanidad a la hora de establecer su financiación en el momento de cesión de esta competencia. Esta infrafinanciación ha sido una de las causas determinantes del incremento significativo de la deuda y de los gastos financieros de las CC.AA.

En cualquier caso, el problema real de la insuficiencia financiera, en nuestra opinión, ha estado supeditado a las restricciones presupuestarias de cada momento, de manera que el método utilizado para la fijación de las necesidades de financiación se ha basado en un sistema de reparto de los recursos disponibles y no en un sistema de financiación de necesidades, lo que ha supuesto que, ante la caída recaudatoria, el modelo haya sido insuficiente para financiar las necesidades reales autonómicas, situación agravada por la ausencia de mecanismos de garantía financiera dinámica y la incapacidad de utilizar instrumentos fiscales propios debido al alto componente procíclico.

El fondo de Suficiencia Global se articuló como un instrumento cuyo objetivo era asegurar la financiación de todas las competencias de forma que las pudieran desarrollar íntegramente con carácter dinámico. Además, pretendía mantener el status quo financiero de todas las CC.AA. La realidad ha sido que ha generado una enorme dispersión en la financiación per cápita entre CC.AA, sin argumentos lógicos y sólo ha permitido mantener el status quo nominal para todas las CC.AA. Entre los problemas más reconocibles de este Fondo se encuentra la inestabilidad derivada de los ajustes que se han producido como consecuencia, básicamente, de las revisiones por variaciones en los tipos impositivos del IVA y de los IIEE, así como el ITE.

Un reparto más equitativo de los instrumentos fiscales más potentes entre Estado y CC.AA. es uno de los elementos primarios que habrá que revisar en la futura reforma de la financiación autonómica que constituye una necesidad imperiosa y acuciante que deberá aborar el nuevo Gobierno cuando se constituya para evitar problemas de pasado si la economía española se ralentiza.

Más información en vídeos 
El desequilibrio financiero de las CC.AA
Comentarios