Opinión

Los niños de nadie

"Los niños de Winton" (One Life en la versión original) es una excelente película basada en una historia real y protagonizada por Anthony Hopkins y Johnny Flynn que se puede ver todavía en los cines españoles. Narra la historia de un corredor de bolsa londinense, Nicholas Winton, que en 1938-39, al comienzo de la Segunda Guerra Mundial salvó la vida de 669 niños judíos en la Checoslovaquia ocupada por los nazis, trasladándolos en trenes a Inglaterra en medio de una gran odisea, sin apenas medios, con pocos apoyos, franqueando barreras extremas. Niños que corrían el riesgo inminente -el último grupo, el más numeroso fue detenido por los nazis- de ser separados de sus familias, deportados o gaseados. 669 niños que tuvieron la oportunidad de tener una nueva vida con familias británicas y evitaron el horror de la guerra aun pagando el dolor inmenso de separarse de sus padres y no volver a verlos. Lo grande de esta historia es que Nicholas Winton mantuvo en secreto su labor durante cincuenta años. Hay que ver la película o bucear en internet para saber todo lo impresionante que pasó después. "No hice más que lo cualquiera hubiera hecho en mi lugar", dijo Winton cuando el hecho fue conocido. "Lo importante es que lo hice y logré ayudar a salvar vidas". Algo parecido hizo, salvando a miles de judíos, el español Ángel Sanz Briz, que tampoco tuvo en su momento el reconocimiento nacional e internacional que estos héroes merecen. En la película creo recordar que se dice algo parecido a que lo imposible no es lo que no podemos hacer sino lo que todavía no nos hemos planteado que podemos hacer.

Los "niños de Winton" son hoy los niños de nadie de Palestina: 12.300 han muerto desde el 7 de octubre y muchos miles más se han quedado sin padres, sin hogar y sin futuro bajo la indiferencia de todos nosotros y de las organizaciones internacionales.

Los niños de Winton son hoy los niños de nadie en Ucrania donde han muerto más de 1.500 y ¡siete millones y medio más han tenido que abandonar su país! en una guerra injusta, cruel y despiadada -como todas las guerras- que sólo obedece a los peores instintos de la más baja política y de la opresión.

Los niños de Winton son hoy los niños de nadie en España donde un millón de niños y adolescentes se encuentran en pobreza severa. ¡En España, en 2024! cuando todos, en primer lugar quienes administran nuestros impuestos, despilfarramos el dinero a manos llenas.

Los niños de Winton son hoy los menores no acompañados que llegan a las fronteras de Europa a los que les negamos la acogida y el futuro que no pueden tener en su país de origen porque "vienen a quitarnos lo nuestro". La indiferencia, la insolidaridad y el odio son la mayor amenaza de la humanidad.

¿Dónde están hoy los hombres como Nicholas Winton? ¿Dónde están hoy los políticos que deberían resolver estos problemas, poner fin a las guerras indignas y crueles, afrontar la tragedia del hambre y la miseria, poner fin al egoísmo y la insolidaridad que dejan sin esperanza a millones de niños de nadie? ¿Dónde? Porque lo que sí sabemos es dónde están los niños que sufren la peor injusticia.

Comentarios