Opinión

Un triunfo en clave nacional

La magnitud de la victoria conseguida por el Partido Popular en las elecciones celebradas en Andalucía induce a pensar que, además del reconocimiento a la gestión de estos tres años al frente de la Junta, en el triunfo conseguido por Juanma Moreno subyace un componente que excede del ámbito autonómico y remite a la política nacional.

Por decirlo en corto: el candidato socialista Juan Espadas ha pagado los platos rotos por Pedro Sánchez. Era Sánchez quien se examinaba. Y el castigo ha sido duro y proyecta luz acerca de lo que puede ser tendencia en las próximas citas electorales en los ayuntamientos y en otras comunidades autónomas. Falta un año para esos comicios -y en política un año es un mundo- pero el resultado de las andaluzas apunta a un cambio de ciclo del que se beneficiaría un PP cuyo reciente liderazgo bajo la presidencia de Alberto Núñez Feijóo puede haber contribuido al extraordinario resultado conseguido por los populares. Sin negar el posible valor añadido que el llamado “efecto Feijóo” habría aportado al triunfo de Juanma Moreno, tengo para mí que en esta ocasión también ha jugado un papel destacado el “factor Sánchez”. Era él quien se examinaba. Y, el 19-J era la ocasión que han encontrado muchos ciudadanos españoles para pasar factura al presidente del Gobierno por sus políticas atrabiliarias.

Por lo demás, en clave interna socialista, el resultado obtenido por Espadas -por debajo del último conseguido por Susana Díaz, desplazada en su día por Sánchez-, sugiere que también ha podido jugar algún papel el repudio o la indiferencia de una parte de la militancia tradicional del PSOE andaluz, desencantado con la deriva política sanchista impuesta al partido.

Tiempo habrá para analizar en profundidad el resultado y la posible proyección nacional de lo ocurrido en Andalucía. Tiempo para colegir si estos resultados anuncian un cambio de ciclo político con calado suficiente como para constituirse en preludio de la alternancia política.

Comentarios