martes 30/11/21

El silencio de Casado

Cuesta interpretar el sentido de la guerra abierta entre dos instancias principales de poder en el seno del PP: la dirección nacional del partido y la presidencia de la Comunidad de Madrid, en manos de Isabel Díaz Ayuso. Todo a cuenta de quién presidirá el partido en la comunidad que acoge la capital. Una cuestión menor que a los implicados no se lo debe parecer a juzgar por el tiempo que han tenido para zanjar o pactar diferencias y todavía no lo han hecho.

Lo que está en discusión es si Ayuso puede presentarse en el próximo congreso regional como candidata a presidir el partido o debería renunciar a esa posibilidad para que fuera José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid, quien optara al puesto. Es, ya digo, una batalla difícil de entender que tiene su origen en un pulso en el que en primera línea y con diferente medida participan el secretario general García Egea y la mencionada Isabel Díaz Ayuso. Pero entre bastidores hay más actores que de una u otra manera contribuyen con sus filtraciones a mantener el interés de los medios por un asunto que en términos políticos debilita al Partido Popular y que, de seguir, contribuirá a desdibujar el éxito electoral de la señora Ayuso en las elecciones del 4 de mayo. Sí es que no lo está haciendo ya como reflejan algunas encuestas.

Siendo una cuestión interna de discrepancias acerca de la organización del partido —que a los votantes del PP no les quita el sueño— sorprende que Pablo Casado, el presidente nacional, no haya zanjado una disputa que influye negativamente en las buenas expectativas electorales que reflejan los sondeos. Visto el daño que este asunto les está acarreando cuesta entender su silencio. A no ser que esté de acuerdo con quienes de manera vicaria le ponen la proa a la presidenta madrileña.

Comentarios