Opinión

Sánchez teme a Feijóo

Pudiendo haber pactado el apoyo del PP al decreto de medidas encaminadas a paliar los efectos de la crisis, Pedro Sánchez eligió a Bildu. El mismo partido cuyo apoyo había repudiado hasta en cinco ocasiones según se puede escuchar en una entrevista que circula por las redes y que pone en evidencia -una vez más- el nulo valor de su palabra y la escasa firmeza de las convicciones del actual presidente del Gobierno.

Alberto Núñez Feijóo había colocado el listón de la oferta de apoyo al decreto a una altura razonable. Ninguna de las cuatro condiciones que planteaba era, por decirlo así, un trágala. Todas eran asumibles. El apoyo del PP habría inaugurado una nueva forma de entender las relaciones entre Gobierno y oposición. Habría normalizado esa relación con arreglo a los criterios que son comunes en los países de nuestro entorno europea. Y habría proyectado una imagen más centrada del Gobierno.

A la hora de intentar explicar el porqué de la negativa de Sánchez a acordar con el PP se abre paso la idea de que está nervioso y preocupado por la llegada de Alberto Núñez Feijóo al liderazgo del primer partido de la oposición. No quiere darle ni una sola baza. Le teme, lo que nunca pasó cuando Pablo Casado estaba al frente de los populares. Es una reacción defensiva que delata algo que podríamos bautizar como un temblor de vísperas. Está pensando ya en las próximas elecciones y por primera vez parece que no lo tiene claro.

Su único horizonte político desde que se instaló en La Moncloa ha sido el mantenerse en el cargo al precio de pagar el peaje que fuera. Por eso se aferra lo conocido. A sus socios de la moción de censura y la invstidura. Es una reacción que delata por una parte inseguridad y por otra temor. Sánchez teme a Feijóo. Visto lo que revelan las encuestas, tiene motivos.

Comentarios