Opinión

Juicio al sanchismo

“El Gobierno de España no está en campaña.” Escuchar a la vicepresidenta Carmen Calvo negar la evidencia resulta inquietante. Uno sabe sí es que estamos ante una burla a la ciudadanía o se trata de algo peor: quien nos vicepreside ha perdido el contacto con la realidad. Porque los hechos son tenaces.

Hace tres días, el ministro del Interior, señor Grande Marlaska, en un mitin en el que acompañaba al candidato del PSOE acusó al PP de ser “una organización criminal”. En un acto si cabe más patético-con arreglo a la segunda acepción de éste término en el DRAE- la ministra de Industria, Reyes Maroto, exhibiendo una foto tamaño maleta con la imagen de la navaja que contenía el sobre con un mensaje amenazador que le había remitido un enfermo aquejado de esquizofrenia, convocó a los periodistas para informar del peligro que -según ella- corremos todos los españoles en razón de la amenaza fascista y el odio que promueve la extrema derecha.

Y, en fin, dejando en mal lugar a la señora Calvo, que niega que el Gobierno esté en campaña, la portavoz del Ejecutivo, la señora María Jesús Montero -tras prologarse a sí misma, proclamando que no iba a mencionar a ningún partido político por su nombre- en una intervención digna del mayor de los hermanos Marx acabó liándose, pero, a la postre, destiló el mantra de moda en el tripartido de las izquierdas que concurre a las elecciones autonómicas de Madrid: hay que montar un cordón sanitario a Vox, y por extensión – palabras del “moderado” Gabilondo- a quien como Isabel Díaz Ayuso – según él- propaga las mismas ideas. Como se ve todo un repertorio de neutralidad institucional.

En el caso del PSOE la razón de tanta sobreactuación se explicaría por el pánico a ser superados por Más Madrid, el partido que lidera Mónica García o a que el PP les pueda doblar en escaños sabiendo que hace solo dos años fueron el partido más votado. ¿Qué ha pasado en estos dos años para que los sondeos releguen al PSOE a posiciones secundarias? Para encontrar la respuesta hay que mirar a La Moncloa. A los dos años y medio que lleva Pedro Sánchez al frente del Gobierno. El 4 de mayo en Madrid también se juzga al “sanchismo”.

Comentarios