miércoles 20.11.2019

Mediación comunitaria desde una perspectiva de género

Equipo de Trabajadoras Sociales de Movimiento por la Paz

La intervención comunitaria se plantea como uno de los ámbitos para avanzar en el camino de una democracia más participativa y de una sociedad más igualitaria.

El trabajo social ha sido la primera disciplina científica que ha identificado la comunidad como un ámbito de intervención.

Movimiento por la Paz el Desarme y la Libertad – MPDL -  Castilla La Mancha desde el año 2014 ejecuta el Programa de Mediación Intercultural Comunitaria en el Barrio del Casco Histórico de Toledo, y de forma complementaria en los barrios de Buenavista y Santa Bárbara, con la colaboración del Ayuntamiento de Toledo, y la financiación del Ministerio de Empleo y Seguridad Social y el Fondo Asilo Migraciones e Integración.

El equipo de profesionales de trabajadoras sociales  que somos parte del programa de Mediación Comunitaria trabajamos  desde una intervención holística, llevando a cabo una intervención preventiva y promocional que fomenta las relaciones interculturales, favoreciendo la cohesión social y, en definitiva, pretende el empoderamiento de los barrios, en pos de la convivencia y el desarrollo comunitario. La convivencia entendida como un valor que implica a todos los ciudadanos y ciudadanas, tanto autóctonos como población inmigrante.

La marcha del proyecto se aplica metodológicamente utilizando procesos de mediación intercultural comunitaria como principal herramienta, trabajando en red con otras entidades,  en especial colaboración, con el equipo de profesionales de Trabajadoras Sociales y Educadoras sociales de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Toledo. (Casco Histórico, Buenavista y Santa Bárbara).

La perspectiva de Género es una línea transversal que impregna todas las acciones del proyecto. Dada nuestra trayectoria de ejecución de diversos programas en barrios con alta densidad de población extranjera, se hace necesaria la realización de acciones específicas, puntuales de refuerzo porque así lo precisa el contexto con el que trabajamos, la sociedad de la que provienen y el colectivo de jóvenes y mujeres que son diana.

El 25 de noviembre Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, reclamamos el trabajo conjunto de toda la sociedad en la lucha contra las violencias de género, que se ponga el foco en los maltratadores y no en la mujer víctima de la violencia, y que de una vez por todas se establezcan políticas para la plena igualdad y la erradicación de las violencias. La violencia contra las mujeres no conoce fronteras y la condición de mujer o niña es, además, un agravante de vulnerabilidad en situaciones de conflicto y en todo tipo de desplazamientos forzosos. ¡Basta de violencias contra las mujeres. !

Sin nosotras no habrá Paz, no la habrá si toda la sociedad no se suma a la lucha contra las violencias de género, mujeres y hombres, a nivel individual y colectivo, en todos los sectores, pero especialmente en aquellos que tienen la facultad de generar opinión e influir directa o indirectamente en la vida de todas las personas (medios de comunicación, poderes públicos, sectores económicos, etc.). Pensamos que se han alcanzado metas en igualdad, pero cuando miramos las cifras de mujeres asesinadas, denuncias por violencias contra las mujeres, estadísticas de adolescentes víctimas de violencias, mujeres que no denuncian pero que viven violencias cada día en su familia, en su trabajo, en la calle, nos damos cuenta de que estamos muy lejos de alcanzar dicha igualdad y de que poder lograrla algún día es un trabajo de todas y de todos. Porque no es una única violencia, existen muchas formas y consecuencias, pero un único origen: el machismo como expresión de la sociedad patriarcal.

Más información en vídeos 
Comentarios