Opinión

Lo que ya no vende

El ya presidente de Castilla y León ha pasado días amargos. No era su deseo pactar con VOX pero al final lo ha hecho y este pacto ha dado municion a la izquierda y, al mismo tiempo, supone un reto para el propio Mañueco que bajo ningún concepto ni puede ni debe ceder en una sola pretensión que desdibuje lo que es el Partido Popular. Hay que dar tiempo al tiempo, juzgar los hechos y observar con detenimiento este pacto que supone para el partido de Abascal su bautismo en el poder.

Curiosamente se estrena en una autonomía que por lo que dicen es un sistema, el del Estado Autonómico, que quieren eliminar. ERC aspira a la,independencia de Cataluña y VOX a la desaparición de las autonomías. Ambas pretensiones por estrambóticas están condenadas al fracaso, de manera que mejor harían los de Abascal poner los pies en la tierra y gestionar con eficacia.

La izquierda se muestra extraordinariamente alarmada por la entrada de VOX en un gobierno autonómico pero a la vista está que tanta alerta antifascista, que tanto aspaviento lejos de disminuir los efectivos electorales de Abascal, estos se mantienen intactos con clara tendencia al alza. Ese relato ya no vale, ya no se escucha sobre todo cuando lo verbaliza el presidente del Gobierno o su segunda o tercera Adriana Lastra. Ellos que pactan con quienes eliminar la Monarquia, con quienes bendicen los ongi etorris a terroristas confesos, ellos creen que estas compañías indignan menos que un acuerdo autonómico con VOX.,!!! Que lejos están del sentir de la calle!!!. No se han enterado de que cada día que pasa sus palabras, sus mensajes, pierden credibilidad.

Los castellanos leoneses parece que han tenido claro que si los socialistas pueden pactar con quienes quieran, ellos también y de ahí los resultados electorales que no son los más deseables pero que son tan legítimos como cualesquiera otros. Mañueco no debe consentir, llegado el caso, ni las deslealtades ni las ocurrencias que Sánchez ha aguantado y seguirá aguantando hasta que lo considere oportuno para sus intereses. Tampoco debe tratar a sus socios con la desplicencia que Sánchez trata a los suyos y VOX debe demostrar que sabe gestionar y hacerlo con la lealtad debida.

Es una novedad la coalición de CyL que sin duda tiene sus riesgos que Mañueco y el propio Feijoo están dispuestos a asumir. Sin embargo esto no ha sido lo único novedoso. Es novedoso que desde el Gobierno central se advierta de manera clara y rotunda que estarán vigilantes para que ni un solo derecho se vea cercenado. Y es novedoso porque nunca antes el Gobierno de Sánchez se había mostrado tan preocupado por los derechos de los ciudadanos de las distintas autonomías.

¿Ha escuchado alguien una apelación directa a que se cumpla la sentencia por la que el 25% de la educación en Cataluña sea en castellano?.¿Alguien tiene constancia de una advertencia similar para evitar que por la política lingüística del gobierno de Armengol, Baleares se esté quedando sin médicos?. ¿En algún lugar o momento el Gobierno ha dicho alto y claro que hará lo posible para que no se celebren recibimientos a personas con asesinatos a sus espaldas?. No criticaré que el Gobierno de la Nación se preocupe por los derechos de los ciudadanos. Pero de todos y en todos los rincones de España. No lo oirán nuestros oídos, lo que sí se escucha es el silencio sectario de un Gobierno, el de Sánchez, que da claras muestras de un evidente desgaste de materiales.

Comentarios