Antonio Pérez
Antonio Pérez
Opinión

La rebelión de los escritores

La sucesión, sin tregua ni respiro, de dislates, pisotones y destrozos cada vez de mayor envergadura y calado, cada vez afectando más y ya llegando al hueso mismo de los cimientos, parece tener un efecto anestésico en la respuesta. Como si cada herida o cada golpe fuera tapada por otra aún más…