sábado 29/1/22

Participación ciudadana: un sueño inalcanzable con el PP

Portavoz del Grupo Municipal Socialista en Ciudad Real

Ya se sabe que las palabras  pueden ser tan etéreas y vacías de contenido como se quiera y que a esto contribuye, esencialmente, el hecho de hablar de ellas  continuamente  sin que impliquen absolutamente nada. Y cuando esto ocurre, por desgracia demasiado a menudo,  se convierten en un runrún tedioso, aburrido y alejado de nuestra realidad.

Esto es, ni más ni menos, lo que ocurre cuando hablamos de participación. Tengo total seguridad en que cuando los ciudadrealeños y ciudadrealeñas  oyen hablar de participación tienen las mismas expectativas que cuando cada agosto oyen hablar de las lagrimas (estrellas fugaces) de San Lorenzo. Existir, existen pero nadie las ve, salvo que alguien posea un buen telescopio y haya unas condiciones meteorológicas  favorables, alianza un tanto difícil y reservada a unos pocos entendidos en la materia.

Si recurriéramos a un diccionario para saber qué es la participación ciudadana encontraríamos que con estos términos estamos hablando de " un conjunto de acciones o iniciativas que pretenden impulsar el desarrollo local y la democracia participativa  a través de la integración de la comunidad al ejercicio de la política. Está basada en varios mecanismos para que la población tenga acceso a las decisiones del gobierno de manera independiente sin necesidad de formar parte de la administración pública o de un partido político" . Lo que viene a decir, expresado con más sencillez, es que las preocupaciones, necesidades e inquietudes de quienes son administrados deberían ser vitales para quienes administran. Que quienes gobiernan  deberían estar muy interesados en conocer qué piensan los afectados y que, aunque sólo fuera por un criterio interesado, deberían favorecer todos los mecanismos necesarios para intercambiar información y establecer una correcta relación bidireccional. Esto redundaría en decisiones acertadas y en proyectos ciudadanos consensuados, lo que implicaría la consiguiente aceptación general.

Sin embargo, los hechos son tozudos y se empeñan en contradecir las palabras dichas por decir y, aunque nuestra alcaldesa se deshaga en promesas de “mano tendida”, lo cierto es que cualquier vecino o vecina de nuestra ciudad sabe con certeza que en  nuestra ciudad no solo no se favorece la participación sino que se impide intencionadamente, poniendo toda clase de trabas y barreras continuamente. A Rosa Romero y a su equipo de gobierno parece que les asusta y les da grima la participación. Las mociones de la oposición, consensuadas con los sectores afectados, son sistemáticamente rechazadas; las propuestas vecinales ,  atrojadas en el baúl de los olvidos y, cuando otras formaciones políticas intentan, con cierto interés electoralista, sacar adelante un debate ciudadano en dependencias municipales, obviamente intentan abortarlo denegando la instalación.

El PSOE de la ciudad sin embargo sí que ha demostrado que confía plenamente en la participación ciudadana. Lo demostró cuando gobernó. Lo puso en práctica cuando realizó una conferencia municipal a la que asistieron más de 200 asociaciones de la capital y basó su programa electoral en las demandas recabadas en ella. Cree por tanto en la colaboración, en la cooperación, en la aportación y en la contribución, sinónimos todos ellos de participación. Y cree en ello porque está convencido de que los vecinos y vecinas de la ciudad , que son quienes  la sufren y la disfrutan, deben ser agentes activos y efectivos de su entorno, porque pueden y deben valorar las iniciativas y proyectos municipales participando en la toma de decisiones, en la distribución de recursos, en la necesidad o no de acometer obras, en el dónde y en el cuándo; porque pueden contribuir a mejorar los proyectos y planes y porque  facilitar la participación supone estar comprometido con una gestión eficaz y transparente.

Sin embargo creemos que esta participación debe darse concurriendo las debidas condiciones que conduzcan al éxito. Circunstancias que a nuestro juicio no se dan en la convocatoria que ha realizado IU, en una época aún de vacaciones para muchos ciudadanos y utilizando la sede del partido( era obvio que Rosa Romero no le iba a conceder el Salón de plenos) lo que indica más interés en rentabilizar la acción políticamente que en el acto en sí.

Por ello y porque el GMS siempre ha sido y será consecuente con sus convicciones exige por parte de quienes comparten filosofía y práctica, sean ONGs, Asociaciones o Partidos Políticos que luchen desinteresadamente para que la participación sea una realidad en la ciudad, que demanden con contundencia, firmeza y sensatez a nuestros regidores municipales los foros de  participación  que le corresponden a los ciudadanos por derecho y que las decisiones que afectan a los vecinos directamente cuenten con su aprobación.

Aunque, qué quieren que les diga,  todo ello se me antoja un sueño inalcanzable, imposible de realizar mientras Rosa Romero y el PP gobiernen la ciudad.

Comentarios