Opinión

El Pacto Social emerge, de nuevo, en Castilla-La Mancha

La inminente participación de los agentes sociales (CCOO, UGT y CECAM) en una mesa del Pacto Social para abordar los futuros Presupuestos de la Junta de Comunidades, del próximo ejercicio 2014; tal y como desveló la patronal a este medio de comunicación; la unidad de acción que escenificará el Ejecutivo autonómico con las organizaciones agrarias (COAG, UPA, ASAJA y Cooperativas Agroalimentarias) antes del reparto de los fondos de la PAC; y el cierre de la mayoría de los convenios colectivos pendientes en el mercado laboral de Castilla-La Mancha, son ejemplos del regreso del Diálogo Social.

Los presupuestos institucionales, independientemente de la Administración pública, son la herramienta política fundamental para afrontar los principales problemas que existen en la sociedad. En los actuales tiempos de crisis económica y recesión, la ciudadanía está sufriendo la incertidumbre de un mercado laboral con muchas dificultades estructurales, donde las cifras de paro, siguen siendo la máxima preocupación social, a pesar de algunos indicadores que anticipan la llegada de una menor destrucción del mercado de trabajo.

En este contexto, los Presupuestos si cabe, cobran mucho más protagonismo, despertando un inusitado interés en la sociedad, para despejar la incógnita de si seguirán representando la tijera de los recortes y ajustes, como en ejercicios anteriores gobernados por el objetivo de déficit, o si por el contrario, ante la proximidad de un horizonte electoral, las administraciones apostarán por una mayor expansión de sus cuentas públicas, priorizando los estímulos para la creación de empleo, y reforzando los servicios públicos como la sanidad, la educación o las prestaciones sociales, ejes ‘afectados’ por la austeridad, durante este primer tramo de Legislatura autonómica.

Tras asistir en los últimos días, a la ausencia de avances, en las reuniones entre el Gobierno de Castilla-La Mancha, y los grupos parlamentarios, para abordar retos de la política presupuestaria en el próximo año, la consejera de Empleo y Economía, Carmen Casero enfatizó unas de las claves que tendrán las próximas cuentas públicas, tras reducirse en un 56 por ciento la deuda de su departamento, y pasar de un ‘debe’ de 311 millones de euros a 141 millones, con lo que el margen de maniobra de esta cartera del Ejecutivo de María Dolores de Cospedal, será mucho más amplio que en las dos Leyes de Presupuestos del PP, en la presente Legislatura.

Además, desde la Confederación de Empresarios (CECAM) se ha desvelado a este medio de comunicación, gracias a la entrevista del fin de semana realizada al secretario general de la patronal castellano-manchego, Félix Peinado, la inminente participación de esta organización empresarial, -donde a su vez están representadas CEOE, CEPYME y CEAT- en el diseño de los próximos Presupuestos de la Junta de Comunidades, aclarando que es voluntad política del Gobierno de Cospedal, como expresó a CECAM el portavoz del Ejecutivo y consejero de Presidencia y Administraciones Públicas, Leandro Esteban.

Parece evidente, la inminente convocatoria de empresarios, sindicatos y otras organizaciones que participan en la economía castellano-manchega, a una Mesa del Pacto Social, con el propósito de que realmente, los futuros presupuestos sean ‘coparticipativos’, tras el fracaso en la búsqueda de espacios de consenso, entre el Gobierno y el principal partido de la oposición.

Esta posibilidad de consenso entre las futuras políticas gubernamentales del Ejecutivo presidido por la presidenta autonómica, María Dolores Cospedal, también se podrán trasladar a un posible acuerdo social para aprobar la Estrategia Regional de Salud Laboral, y en materia agrícola, con la reunión que mantendrá la consejera de Agricultura, María Luisa Soriano con las diferentes organizaciones agrarias (ASAJA, COAG, UPA y Cooperativas Agroalimentarias), con la finalidad de escenificar una unidad de acción previa al Consejo Extraordinario de Agricultura, de finales de mes, dónde presumiblemente se efectuará el reparto de fondos autonómicos de la nueva PAC.

El Diálogo Social ha retornado a la actividad política y pública del Gobierno de Castilla-La Mancha, tras un primer tramo de Legislatura, caracterizado por el enfrentamiento entre los sindicatos y el Consejo de Gobierno, y después de varias semanas, en las que empresarios y centrales sindicales, han flexibilizado posiciones para cerrar el 99 por ciento de los convenios colectivos pendientes, del mercado laboral castellano-manchego. 

Comentarios