sábado 25/9/21

El talismán de la ultraderecha

El Gobierno, o sea el PSOE, Podemos, los separatistas y Bildu, que lo son en España, han sacado el talismán sagrado de la ultraderecha. Todo aquel que esté contra los indultos a los sediciosos condenados por el Tribunal Supremo y con voluntad confesa de repetir jugada, incluyan a Junqueras, es un fascista peligroso. Vamos que son-somos- de extrema, extremísima derecha mas de un sesenta por ciento de la población con los jueces y fiscales de los más altos tribunales en cabeza.

En realidad Pedro Sánchez mismo era un facha de tomo y lomo con que vayamos cuatro días atrás y recordemos lo que con gran énfasis y solemnidad, el Presidente miente con muchísimo empaque y firmeza, comprometía ante la nación entera y lo extendía urbi et orbe por todas las televisiones. Nunca jamás cometería semejante felonía y esos delincuentes cumplirían al completo sus penas.

Lo decía y con total descaro mañana se sentará con ellos, ya lo han anunciado, para decidir nuestro futuro. O sea, para ver como siguen avanzando en el desguace de España y en la impunidad de quienes pisotean y violan nuestra Constitución y nuestras leyes. No tardaremos en ver, una parte del Gobierno ya lo proclama, Ione Belarra y sus podemitas son gobierno, no se olvide, en ver retornar entre vitores a Puigdemont, ¿Qué dicen que no y lo niega Carmen Calvo? Pues más razón para darlo como seguro. La predicción mas probable y contrastada por los hechos es considerar sus juras en contrario. Todo aquello de lo que reniegan con grandes aspavientos es lo que exactamente tienen pensado poner en practica. Lo que sería una descomunal sorpresa sería sorprenderlos diciendo verdad alguna. Lo de verdad y Sánchez es un “contradicción in terminis” o sea un imposible metafísico.

Pero lo peor de los indultos viene luego. Porque la formula es, en todos estos procesos, la misma: ir haciendo tragar a cachitos y trozo a trozo, lo que dicho de inicio de inicio, con claridad y de golpe, sería repulsivo y las gentes se levantarían ante semejante y traidora infamia. Pero dosis a dosis, camuflando y emboscando la intención última, la aberración, que primero se ha negado, cuando se concluye parece normal y hasta se la presenta como bueno o, al menos, como no del todo malo. Y hasta manjar exquisito.

En ello están y consideran que pasado este primer trance, que creen estar superando con todo el aluvión de placebos y cataplasmas vertidos de continuo por las terminales mediáticas sobre nuestras cabezas, la autopista de entrega y rendición de los derechos constitucionales de los españoles será un continuo trasiego de infamias y despojo que se nos venderá con los consabidos mantras de dialogo, conciliación y ya el colmo, magnanimidad, que en no es otra cosa que primero robo, pues no roban a todos lo que es de todos, de nuestra soberanía, y que Pedro Sánchez tras apropiárselo lo va ofertando pieza a pieza a cambio de seguir en el poder, permanecer todo lo que pueda en la Moncloa y sin ya traba ninguna interna.

Pierdan toda esperanza, los presuntos opositores de oficio, léase Page, Vara o Lambán votarán, ya están votando en los parlamentos regionales, a favor de los indultos porque en el PSOE, y menos tras lo de Andalucia, ya no queda nadie que no sea, aunque hagan asquitos, un mesnadero del caudillo Sánchez. Servilmente genuflexos ahora se abrazarán al mantra y salvoconducto. Oponerse a ello es cosa de fascistas. Vamos que la Constitución y la Democracia española es fascista. Bueno, para que no decirlo de una vez, España, desde el nombre hasta la lengua común, además de un invento de algo que no existió nunca, es facha.

Comentarios