Opinión

Sánchez, el ofendido

Me pregunta a bote pronto desde Estocolmo mi amigo Nathan Shachar, prestigioso periodista sueco, por la inesperada voltereta político-emocional del presidente del Gobierno español. Las palabras me salen de corrido: irresponsabilidad, inconsistencia, inmadurez, narcisismo.

Son rasgos de la personalidad acentuados por una situación política en tiempo de descuento: sin presupuestos, con la calle en contra, el pedestal de su poder cuarteado por las broncas intestinas, la sombra de una corrupción de proximidad que le ha puesto de los nervios y, tal vez, algo bastante más grave que está por aflorar.

Mi impresión es que Pedro Sánchez se ha puesto una soga al cuello. Lo digo porque la maniobra plebiscitaria que ha puesto en marcha sólo puede acabar de dos maneras y las dos son malas:

Una, la renuncia aconsejada por haber descubierto que no le compensa el alto honor de seguir trabajando por "el avance económico, la justicia social y la regeneración democrática". Si hace el mutis, al descubrir que no vale la pena seguir batiéndose el cobre con la "coalición de intereses derechistas y ultraderechistas que no aceptan el veredicto de las runas", será un perfecto irresponsable por crear un inesperado fator de inestabilidad e incumplir el mandato recibido en las urnas con todas las de la ley solo porque a su querida esposa la están investigando en sede judicial.

La alternativa es peor. Si decide seguir (con cuestión de confianza o sin ella por medio), cargará con el sambenito de haber tomado a los españoles como rehenes de una maniobra política. A partir de entonces se convertirá en un lugar común acusarle de haber jugado de farol.

El desenlace está anunciado en su "Carta a la ciudadanía" a través de las redes sociales (su partido, su Gobierno, el Parlamento, quedan a verlas venir) para el lunes, tras los ejercicios espirituales del matrimonio, que ha decidido tomarse cuatro días en el rincón de pensar.

Me parece que el pecado de Sánchez, entre otros, es subordinar el mandato del pueblo soberano a los estados de ánimo de la pareja. No acierto a encontrar la razón creíble por la que se permite violar el compromiso institucional de su cargo. Y tampoco parece que estemos ante un supuesto de renuncia por razones de salud, que sería mental.

La lectura de su "carta" concreta el motivo: no soporta los medios utilizados por la oposición para acorralarlo. Pero eso, de ningún modo puede dar lugar a una reacción plañidera porque aguantar el cerco de la oposición va en el suelo. Al poder se llega llorado de casa, Y al Gobierno no le faltan medios para defenderse de la inmoralidad o la ilegalidad de los medios utilizados por la derecha sin necesidad de hacerse la víctima o de convertirse en un presidente por "compasión", que es el último dardo verbal utilizado por el líder del PP, Núñez Feijóo.

Comentarios