Opinión

Una nueva apuesta por el futuro

UCLM: Una nueva apuesta del Gobierno de Page por el futuro

Mientras que hace unos años el PP de Castilla-La Mancha quería enterrar 1.000 millones de euros en un cementerio nuclear, Page apuesta por elevar el techo de las oportunidades de la gente joven invirtiendo 1.000 millones de euros en nuestra universidad. Definitivamente no, no somos lo mismo. 

La Universidad de Castilla-La Mancha es sin duda alguna la piedra angular de nuestra región, uno de nuestros mayores símbolos de identidad propia como Comunidad Autónoma. A día de hoy sería imposible entender Castilla-La Mancha sin su institución universitaria, porque el conocimiento que dentro de los campus se genera y se imparte llega a los rincones y a las familias y empresas de los distintos pueblos y zonas de la región.

La Universidad de Castilla-La Mancha representa una oportunidad de futuro para las personas jóvenes de la región. No podemos permitirnos no explotar el potencial de las generaciones que van a escribir las páginas de las próximas cuatro décadas. Y esto gracias a que en los últimos cuarenta años hemos creído en la región y en blindar sus instituciones, siendo la Universidad una de las más importantes.

La Universidad regional es fruto del trabajo y del esfuerzo de la ciudadanía de la región y de la voluntad política del Gobierno de Castilla-La Mancha, que ha hecho de nuestra Universidad una de las mejores banderas que tenemos como sociedad. Es cierto que no tenemos petróleo o gas, pero tenemos algo mejor: el talento de nuestra gente.

Aun pudiendo afirmar que ha sido una historia de éxito, es cierto que han existido dificultades y retos, especialmente unos años atrás en los que el Gobierno de Cospedal en la etapa 2011-2015 mermó su financiación y comprometió su viabilidad.

En los últimos años ha habido que hacer frente a dos grandes problemáticas: por un lado, recuperar la financiación que se había recortado en la legislatura 2011-2015; y por otro lado, facilitar y garantizar la accesibilidad a la Universidad a todas las familias, especialmente a aquellas con menores ingresos económicos.

Por ello, con la llegada al Gobierno de Emiliano García-Page se recuperaron los niveles de financiación previos; se congelaron las tasas universitarias hasta el año 2015; se redujeron los precios de master hasta equipararlos con los de grado; se eliminaron las tasas de convalidaciones y se flexibilizaron al máximo los pagos.

Una vez habiendo librado la Universidad de malas artes del pasado y garantizado su continuidad, es momento de mirar al frente y plantear nuevas metas y nuevos horizontes como vanguardia de la inteligencia y de la prosperidad económica en la región, con una óptica muy clara: que nadie se quede atrás, que nadie se pueda quedar fuera por una cuestión de cuenta corriente.

El contrato firmado recientemente por el Gobierno de Emiliano García-Page supone una inversión de más de 1.000 millones de euros para los próximos cinco años, gracias al cual va a aumentar la financiación un 20% anual, pasando de 164 millones de euros anuales a 200 millones de euros al año. Gracias a este compromiso del Gobierno regional, la UCLM ampliará los grados en la región implementando física en Toledo, ingeniería biomédica en Cuenca, matemáticas en Ciudad Real, psicología en Albacete, y el master en dirección estratégica en Tecnologías de la Información en el campus de Talavera de la Reina; a su vez, se hace una apuesta considerable por la investigación, la internacionalización y la docencia universitaria.

Con este nuevo marco se reafirma el compromiso con nuestra Universidad, que además cuenta con un equipo de dirección y un rector centrados plenamente en hacer crecer la institución y en ahondar en su mimetización con el conjunto de la región y de los territorios de Castilla-La Mancha.

El futuro de Castilla-La Mancha pasa sin duda alguna por el desarrollo y las oportunidades de las personas jóvenes dentro de la región. Por suerte, la época en la que a la gente joven se nos mostraba la puerta de salida de nuestra tierra ha terminado y hoy podemos mirar al futuro con esperanza y algo más de certidumbre.

El Gobierno de Castilla-La Mancha apuesta por la gente joven en su conjunto, desde distintas ópticas, no únicamente desde la universitaria. Prueba de ello son las ayudas al alquiler, a la adquisición de vivienda; la incorporación de más de 4.000 personas jóvenes al campo desde el año 2016; la creación de más de 200 nuevos grados de Formación Profesional desde el año 2015; el Plan de Retorno de Talento Joven; las más de 8.000 ayudas para incentivar la contratación juvenil; o los 15.000 jóvenes menores de 25 años más que hay ahora trabajando con respecto al año 2015.

La apuesta del Gobierno de Emiliano García-Page y la ciudadanía en su conjunto por la Universidad y la creación de oportunidades es sin duda alguna una buena noticia para las personas jóvenes de Castilla-La Mancha, que contaremos con más progreso y bienestar en nuestra tierra.

Comentarios