domingo 07.06.2020

Prueba un invento contra el coronavirus y acaba en urgencias con imanes en la nariz

Prueba un invento contra el coronavirus y acaba en urgencias con imanes en la nariz
Prueba un invento contra el coronavirus y acaba en urgencias con imanes en la nariz

Según recoge El Caso, Daniel Reardon, astrofísico australiano, ha acabado en el hospital con cuatro imanes pegados a la nariz cuando intentaba encontrar un mecanismo contra el coronavirus.

El (no tan exitoso) invento consta de un brazalete y un collar, ambos equipados con imanes. Cuando los dos dispositivos se acercan, emiten un ruido que alerta al usuario de que no se tiene que tocar la cara. Reardon explica a The Guardian que, para vencer al virus, "en realidad solo tenemos que dejar de tocarnos la cara y lavarnos las manos a menudo".

Mientras diseñaba el sistema, Reardon se acercó los imanes a las orejas y a la nariz para testar su eficacia. Pero cuando se introdujo los dos imanes dentro de las fosas nasales se le quedaron enganchados.

El astrofísico intentó sacarlos con otros dos imanes, pero todavía fue peor: también se quedaron pegados a su nariz. Según Reardon, en este punto se "quedó sin imanes".

Fue entonces cuando su pareja le recomendó ir al hospital. Los médicos, aunque reconoce que le hicieron algún comentario en tono de burla, le sacaron los imanes sin más problemas. También le explicaron que si hubiera ingerido dos o más imanes la historia podría haber sido trágica, ya que podrían provocar "una erosión en las paredes intestinales".

Reardon, a pesar de este episodio de fracaso, no tira la toalla y asegura que seguirá trabajando para inventar un dispositivo para evitar el contagio del coronavirus. Eso sí, la próxima vez sin imanes.

Más información en vídeos 
Comentarios