domingo 07.06.2020

Mueren por coronavirus juntos y con 6 minutos de diferencia después de 50 años casados

Imposible no llorar con su historia
Mueren por coronavirus juntos y con 6 minutos de diferencia después de 50 años casados
Mueren por coronavirus juntos y con 6 minutos de diferencia después de 50 años casados

Según recoge El Caso, Stuart y Adrian Baker, de 74 y 72 años respectivamente, llevaban 51 años juntos, la semana pasada los dos murieron a causa de unas complicaciones por el coronavirus, con sólo seis minutos de diferencia.

Así lo ha querido explicar a su hijo, Buddy Baker, que espera que su relato contribuya a crear conciencia sobre los peligros de la enfermedad y que la gente cumpla las medidas establecidas por las autoridades para contener los contagios -en los Estados Unidos el número de infectados ha superado los 377.600 casos, es, con diferencia, el país con más contagios en todo el mundo.

Buddy Baker explicó a la prensa que sus padres tenían buena salud pero hace tres semanas fueron al médico que les va diagnosticados una neumonía leve. No obstante, su condición empeoró y pocos días más tarde Stuart fue ingresado en el hospital ya que sufría asma. Su mujer, Adrian, se quedó en casa ya que no tenía patologías previas.

Buddy explica que se quedó muy preocupado, básicamente porque la madre se quedó sola y sus padres, asegura, eran "virtualmente inseparables". "Nunca estaban en sitios diferentes y era muy extraño que estuvieran, incluso, en habitaciones diferentes," asegura.

Su padre dio positivo del Covid-19 y lo ingresaron en la unidad de cuidados intensivos, un último intento de los médicos para salvarle la vida ya que tenían muy pocas esperanzas. La familia no quiso informar a su mujer, Adrian, para no perjudicar todavía más su estado. Sin embargo se agravó y también tuvo que ser ingresada en el mismo hospital donde estaba su marido.

24 horas después de su ingreso, los médicos informaron a los hijos que ni el Stuart, ni Adrian, sobrevivirían ya ya que poco a poco sus órganos dejaban de funcionar.

La familia autorizó a los médicos a desconectar los ventiladores que los mantenían con vida. Antes, sin embargo, pidieron al hospital un último deseo, que sus padres, a pesar de estar sedados, compartieran habitación. Poco después, Stuart y Adrian Baker morían uno al lado del otro, con sólo seis minutos de diferencia.

Su hijo, Buddy Baker, ha querido compartir el triste final de sus padres y así intentar que todo el mundo tome medidas para prevenir otras muertes: "No se puede hacer nada, desgraciadamente, para que vuelvan nuestros padres, pero con suerte podemos salvar la vida de otras personas si hacemos alguna cosa para parar la propagación de este virus".

Más información en vídeos 
Comentarios