jueves 28.05.2020

Desaparece misteriosamente la doctora que alertó del coronavirus el pasado año 2019

Desaparece misteriosamente la doctora que alertó del coronavirus el pasado año 2019
Desaparece misteriosamente la doctora que alertó del coronavirus el pasado año 2019

Según recoge El CasoAi Fen es la directora de emergencias del hospital Central de Wuhan. El mes de diciembre, cuando nadie todavía había oído hablar del Covid-19, ella alertó de la propagación de un nuevo coronavirus. Ahora ha desaparecido.

Varios medios internacionales alertan de que la doctora Ai Fen podría estar detenida en represalia por sus palabras; ella simplemente alertó a sus superiores sobre la existencia de un virus similar al Sars, originado también en China el año 2002.

En diciembre del año pasado, la revista china Renwupublicaba un artículo en que la directora de emergencias del hospital Central de Wuhan hablaba de un nuevo brote de coronavirus, cuando ni siquiera todavía la OMS tenía conocimiento y, por descontado, el nombre de Covid-19 ni existía.

Cuando el brote y la epidemia en China ya era una realidad, la doctora denunció la situación que se estaba viviendo en los hospitales de Wuhan, donde incluso había sido testigo de la muerte de algunos de sus colegas. Ai Fen también criticó a las autoridades del país por haber impedido las primeras alertas del nuevo brote.

Hace justo un mes, cuando la situación en China era insostenible y con el coronavirus extendiéndose por todo el mundo, la doctora Ai Fen siguió denunciando, con más fuerza y contundencia, las condiciones en las que trabajaban en Wuhan, el epicentro del virus.

"Si hubiera sabido lo que iba a pasar, no me habría importado la reprimenda. Habría hablado de todo eso con quien fuera y donde pudiera", señaló Ai Fen. En aquellos momentos ya no era la única que manifestaba sus quejas a las autoridades, otros profesionales se sumaron.

La entrevista tuvo mucha repercusión y el Gobierno chino no tardó en reaccionar. El artículo de la revista Renwu se eliminó de las redes sociales. La publicación también lo borró, pero en pleno siglo XXI, los internautas son más rápidos y ya habían guardado el artículo, publicando capturas de pantalla allí dónde hiciera falta.

Incluso, para evadir la fuerza de la censura, se crearon nuevas versiones de la entrevista a Ai Fen, utilizando emoticonos, código Morse o hasta un sistema de romanización para el mandarín.

Artículo Ai Fen en códigoParte del artículo de Ai Fen en código difundido por las redes sociales / Twitter

Volvemos a finales de 2019, cuando el coronavirus ya era una realidad pero se mantenía invisible para la opinión pública. Según explica el diario The Guardian, el 30 de diciembre, la doctora Ai Fen recibió los resultados de laboratorio de un caso que contenía las palabras: "coronavirus Sars".

La médico del hospital Central de Wuhan había visto a varios pacientes con síntomas similares a la gripe y resistentes a los métodos de tratamiento habituales. Cuando leyó el informe, ella misma explica que "le entró un sudor frío".

Lo siguiente que hizo fue marcar la palabra Sars con un círculo, hizo una fotografía y lo envió a un excompañero de la facultad de medicina y médico de otro hospital en Wuhan. Aquella misma noche, la fotografía de la doctora Ai Fen se extendió por todos los círculos médicos de la ciudad: era la primera evidencia del brote de coronavirus que actualmente ha contagiado a más de un millón de personas en todo el mundo y ha matado a más de 54.000.

La noticia llegó también al doctor Le Wenliang, el médico que murió el mes de febrero pasado a causa del Covid-19 y que también había alertado sobre la enfermedad. Él mismo había explicado que la policía le había recomendado que "dejara de extender el pánico" y que "se dedicara a hacer su trabajo".

La noche del 30 de diciembre, Ai Fen recibió un mensaje de su hospital en el que aseguraban que la información sobre aquella "nueva" enfermedad no se podía divulgar de forma arbitraria para evitar el pánico. Al día siguiente, el último día del año 2019, el jefe del comité de inspección disciplinaria del hospital Central de Wuhan la reprendió para "difundir rumores y "dañar la estabilidad".

Aunque el personal sanitario tenía prohibido transmitir mensajes sobre el virus, la doctora Ai Fen pidió a su personal que utilizara ropa protectora y mascarillas, aunque las autoridades del hospital les dijeran que no lo hicieran.

A medida que pasaban los días, ya entrados en el 2020, Ai Fen explica que "vimos en más y más pacientes entrar a medida que el radio de propagación de la infección aumentó". Ella ya sabía que el virus se transmitía entre los humanos.

Pasaron 21 días hasta que las autoridades chinas no confirmaran la transmisión de virus de persona a persona. En aquellos momentos el número de enfermos por coronavirus había superado la cifra de los 1.500 y el número de muertos se contaban a centenares.

Han pasado dos meses desde entonces y más de 100 días que la doctora Ai Fen alertara de un nuevo brote de coronavirus. A día 4 de abril de 2020, nadie sabe dónde está.

Más información en vídeos 
Comentarios