miércoles 21/10/20

Clara, la enfermera contagiada de coronavirus a quien han expulsado del piso

Se contagió diez días después de llegar a Madrid
Clara, la enfermera contagiada de coronavirus a quien han expulsado del piso
Clara, la enfermera contagiada de coronavirus a quien han expulsado del piso

Según recoge El CasoClara Serrano es enfermera, tiene 31 años y nació en Quintanar del Rey (Cuenca), pero no vive, no hace demasiado fue hacia Madrid para trabajar en un hopsital en plena crisis por el coronavirus.

Una semana después de llegar a la capital empezó a tener síntomas de la enfermedad y cuando se confirmó su contagio, el propietario del piso donde tenía alquilada una habitación la echó.

"Llegué a Madrid el 11 de marzo para incorporarme al día siguiente al hospital que me asignaron", explica ella al periódico 20 minutos desde una habitación del Hotel Colón de Madrid, donde está pasando la cuarentena. "El 19 de marzo empecé a notar los síntomas, el 22 me hacían el test y el 23 me confirmaron el positivo", relata Clara.

El propietario del piso donde Clara pagaba un alquiler por una habitación no esperó ni un día y aquel mismo 23 de marzo le exigió que se marchara de la vivienda. Ahora, gracias a la intermediación de la Comunidad de Madrid y del sindicato Satse, es una habitación del Hotel Colón, uno de los que se encuentra medicalizado.

Clara Serrano explica que fue ella misma quien dijo a sus compañeros de piso que había dado positivo del Covid-19: el propietario y dos chicas más. Consciente del riesgo de contagio que había, incluso antes de tener los síntomas, sólo salía de su habitación cuando era estrictamente necesario.

El 19 de marzo empezó a notar que había perdido los sentidos del gusto y el olfato, al mismo tiempo empezó a sufrir migrañas. Como enfermera que es, Clara sabía que posiblemente había sido contagiada y todavía extremó más las precauciones: "Utilizaba uno de los baños sólo yo, el otro era para mis compañeros de piso. Hicimos turnos para entrar en la cocina y la desinfectábamos antes y después. Yo estaba recluida en la habitación, no utilizaba ninguna zona común", explica.

La situación explotó cuando el día 23 le confirmaron el positivo por coronavirus. Enseguida lo dijo a sus compañeros de piso a través del WhatsApp. La reacción del propietario fue acusarla de egoísta y le exigió repetidamente que se marchara, sin esperar ni un minuto.

Clara, de 31 años, asegura que "estaba más asustada que otra cosa. Traté de explicarle que me iría, pero que quizás no podría ser de manera inmediata". Pero el dueño no "atendía a razones", recuerda Clara y admite que sintió "una profunda tristeza". Tristeza que después se convirtió en rabia cuando supo de otros casos parecidos al suyo.

Una de las dos compañeras del piso posicionó al lado del propietario, la otra la defendió a ella. A pesar de la tensión del momento, Clara hizo las maletas y se puso en contacto con el sindicato de enfermería Satse. Les explicó qué había pasado y les pidió ayuda. También llamó a la policía para aclarar su situación legal.

La respuesta, sin embargo, no llegaba y el propietario del piso se ponía cada vez más nervioso: "Tuve que volver a llamar a la policía, porque el propietario no paraba. Me coaccionaba a través del teléfono y no dejaba de decirme que se tenía que marchar inmediatamente", recuerda Clara.

Finalmente, pudo abandonar el piso y fue al Hotel Colón, cuando ya era la medianoche del 24 de marzo. Ahora está pendiente de que este miércoles le hagan un test que determinará si puede abandonar el hotel medicalizado.

Clara no deja de dar las gracias por la tarea que han hecho tanto las autoridades como desde el sindicato Satse: "Todo el mundo ha estado muy pendiente, la gestión ha sido increíble, han sido maravillosos".

Más información en vídeos 
Comentarios