martes 22.10.2019

Tráfico de armas: así terminan fusiles y balas españolas en manos del Estado Islámico

La Unión Europea tiene documentados al menos siete casos de envíos de material bélico fabricado en España a zonas de conflicto

Tráfico de armas: así terminan fusiles y balas españolas en manos del Estado Islámico - EL ESPAÑOL
Tráfico de armas: así terminan fusiles y balas españolas en manos del Estado Islámico - EL ESPAÑOL

Según informan Daniel MonteroGonzalo Araluce en EL ESPAÑOL, un fusil fabricado en Eibar que terminó en manos del Estado Islámico en Siria, munición para escopetas que partieron de Valdefresno (Castilla y Leon) y terminaron en la República Centroafricana, o pistolas de una empresa de Elgoibar que fueron decomisadas en el Reino de Baréin. Y así, al menos siete casos perfectamente documentados de armas de fabricación españolas que han terminado en zonas de conflicto donde, tras las sanciones internacionales, solo se impone el tráfico de armas. 

Los datos parten de la ONG Conflict Armament Research, que con fondos de la Unión Europea mantiene desde 2011 un programa para crear una gran base de datos sobre el tráfico de armas en todo el mundo. Para ello, los responsables de la entidad fotografían y catalogan todas las armas localizada en países con sanciones por parte del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, requisadas a guerrillas, paralimitares o a grupos terroristas de varias partes del globo. Una información documentada que puede consultarse de forma remota gracias al portal del proyecto Itrace

De hecho y según ha podido confirmar EL ESPAÑOL, la policía española trasladó también a esta organización los datos sobre venta de armas obtenidosen la investigación al empresario afincado en Ibiza Pierre Konrad Dadaq. Para ellos, era de especial importancia conocer la existencia de armas vinculadas a la empresa polaca Bumar en zonas de conflicto como Sudán o República Democrática del Congo. Sin embargo, basta con rastrear en la base de datos las armas fabricadas en España para confirmar que varias partidas de munición, fusiles o pistolas fueron también objeto de tráfico ilegal y terminaron en manos de grupos terroristas.

Cartuchos en poder de terroristas

El 22 de mayo de 2017, el ejército iraquí rescató parte del distrito de Mosul de las manos del Estado Islámico. En una de las viviendas, los soldados encontraron una partida de munición de pequeño calibre fabricada en España en 1975. El informe explica que el grupo terrorista accedió a las balas, fabricadas por la empresa Santa Bárbara Sistemas "por circunstancias que se desconocen". En la misma vivienda, ubicada en el número 17 de la calle Tamuz, encontraron otra partida de la misma empresa, pero esta vez con munición fabricada en 2007.

Sigue leyendo este reportaje completo en EL ESPAÑOL

Más información en vídeos 
Comentarios